sábado, 16 de abril de 2005

¿Es compatible el libre albedrío con el conocimiento previo perfecto de Dios?


Mi héroe, Jonathan Edwards, niega que tenemos libre albedrío, sobre la base de que Dios tiene perfecto conocimiento previo. Esta es una parte de su obra La libertad de la voluntad con la que no estoy de acuerdo. Aunque no creo que tenemos libre albedrío libertario (soy compatibilista), no pienso que la idea de tener libre albedrío libertario es incompatible con la idea de que Dios tiene perfecto conocimiento previo. 

Supongamos que Dios sabe que mañana Ethel hervirá arvejas. "Dios sabe que  Ethel hervirá arvejas mañana" implica que "Ethel hervirá arvejas mañana" es verdadero. No se puede saber algo que no es verdadero, así que si Dios sabe algo, entonces es verdadero. Pero la pregunta es la siguiente: ¿Es verdadero porque Dios lo sabe, o Dios lo sabe porque es verdadero?

Si es verdad porque Dios lo sabe, entonces el conocimiento de Dios es lo que causa que sea verdad. Si Dios sabe que lo que Ethel hará mañana, es el conocimiento divino lo que causa que ella hierva las arvejas, de modo que ella está determinada a hervir arvejas por el conocimiento previo de Dios. En ese caso, ella no tiene libre albedrío.

Pero si Dios lo sabe porque es verdad, entonces el que sea verdadero es lo que hace que Dios lo sepa. Esta es la comprensión del sentido común de la forma en que funciona el conocimiento. Nada es verdadero porque alguien lo sabe. Por el contrario, la única manera de que alguien pueda saber cualquier cosa es si ya es verdadero. En este caso, Ethel puede tener libre albedrío con respecto a hervir arvejas.


Por la ley del tercio excluido, Ethel hervirá las arvejas mañana, o ella no hervirá las arvejas mañana. Una de las siguientes dos proposiciones es verdadera:

1. Ethel hervirá las arvejas mañana.
2. Ethel no hervirá las arvejas mañana.

Independientemente de lo que ocurra para ser verdad, lo que hace que sea verdadero es que corresponda a lo que en realidad Ethel hará mañana. Supongamos que (1) es verdadero. En ese caso, Ethel hervirá arvejas mañana. Ahora podemos formar el siguiente argumento:

4. Dios sabe (1) porque es verdadero.
5. (1) es verdadero, porque en realidad Ethel hervirá arvejas mañana.
6. Por lo tanto, Dios sabe (1) porque Ethel hervirá arvejas mañana.

¿Ves? Todo depende de Ethel. Ella tiene libre albedrío. Sin embargo, su tenencia del libre albedrío es perfectamente compatible con el conocimiento previo que Dios tiene.

Ahora bien, si suponemos que es a la inversa, el argumento sería extraño.
7. Ethel hervirá las arvejas mañana, porque (1) es cierto.
8. (1) es cierto, porque Dios lo sabe.
9. Por lo tanto, Ethel hervirá arvejas mañana, porque Dios lo sabe.

Incluso las cosas que Dios hace que sean verdad no son verdaderas porque él lo sabe. Más bien, él lo sabe, porque él lo causa. El conocer mismo no causa nada, de modo que el conocimiento previo de Dios es  perfectamente consistente con la idea de que tenemos libre albedrío libertario.

Mirémoslo de otra manera. Supongamos que no hay Dios, y nadie conoce el futuro. A pesar de ello, (1) o (2) es necesariamente verdadero por la ley del tercio excluido. Supongamos que es (1) de nuevo. Bueno, Ethel no es causada para que tenga que hervir arvejas, simplemente porque (1) ocurra pasa que sea  verdad. Más bien, (1) es verdadero, porque eso es lo que Ethel va a hacer. De modo que Ethel puede tener libre albedrío. Ahora digamos que alguien viene y se topa con esta información. Él descubre que de alguna manera (1) es cierto. ¿Tiene su descubrimiento algún efecto sobre la libertad de Ethel? No. Incluso si él sabe lo que Ethel va a hacer, eso no le quita libertad a Ethel. De la misma manera, sólo porque Dios sabe lo que Ethel va a hacer, eso no le quita libertad a Ethel.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario