viernes, 5 de octubre de 2007

Klijn, tradición evangélica judeocristiana


En esta ocasión inicio la traducción del blog hypotypoesis, de Stephen Carlson y Andrew Criddle (invitado). Acerca del nomble del blog, dice Carlson en su primera entrada: “el nombre (Υποτυπώσεις) es una palabra griega que significa esbozos, bosquejos o proyectos, y fue el título de un comentario de Clemente de Alejandría (hacia el 190). Como tal, Hypotyposeis es el título perfecto para un weblog de mi propia investigación en estudios bíblicos (…).Yo caracterizaría mi acercamiento a los estudios bíblicos como filológico, concentrándome principalmente en los textos del Nuevo Testamento, lo que significan, quién los escribió y cuándo, cómo surgieron, cómo fueron coleccionados, y como se nos transmitieron. En particular, he comenzado dos páginas Web: Synoptic Problem Home Page y New Testament Stemmatics.” Además, Carlson es autor de The gospel hoax. Morton Smith’s Invention of Secret Mark.
La siguiente entrada comenta un libro sobre los evangelios judeocristianos. Para un mayor estudio, nuevamente remito al manual “El Jesús histórico” de Gerd Theissen y Annette Merz.
-----
A.F.J. Klijn, Tradición evangélica judeocristiana (Suplementos a Vigiliae Christianae 17; Leiden: E.J. Brill, 1992) 156pp.
Klijn presenta una colección conveniente y extracto de testimonios y fragmentos de evangelios judíos cristianos. El libro de Klijn se divide en 2 partes principales: la parte uno presenta un análisis de los testimonios, mientras que la parte dos, la mñas grande del libro, coloca el texto en lengua antigua de 56 fragmentos, su traducción inglesa, y un comentario.
En la parte uno, capítulo 1, Klijn trata de los testimonios que hacen referencia a evangelios judeo cristianos en orden cronológico, desde Ireneo a los escritores medievales (3-26). De interés particular es Jerónimo, cuyos "comentarios no son consecuentes y muestran un desarrollo gradual" (16) y es responsable de la mayor parte de la confusión acerca de los evangelios judeocristianos.
En el capítulo 2, Klijn toma la posición que hay tres evangelios judeocristianos distintos en uso: (1) el Evangelio según los Ebionitas conocido sólo por Epifanio, (2) el evangelio según el Nazarenos conocido principalmente por Jerónimo, y (3) el evangelio según los Hebreos, conocido por Clemente, Orígenes, y Dídimo en Egipto (28-30). Estos nombres son modernos, pero en la antigüedad ellos a menudo eran llamados por variaciones del mismo nombre, por lo general evangelio hebreo, evangelio según los hebreos, y evangelio hebreo de Mateo.
En cuanto al evangelio según los Ebionitas, Klijn considera que al principio fue formado en griego, basado en los sinópticos pero no en Juan, con una tendencia de armonización (28-29). El evangelio según los Nazarenos, por otra parte, es un evangelio arameo usado por los Nazarenos y citado por Jerónimo, mientras el Evangelio según los hebreos era un evangelio griego corriente en Egipto (29-30).A mi modo de ver, Klijn está en lo correcto al declarar que el origen de los evangelios canónicos, sobre todo el de Mateo, "no puede ser disociado" de los evangelios judeocristianos, sobre todo el de los Nazarenos (42), pero la naturaleza fragmentaria de nuestro conocimiento de estos evangelios seguirá dejando perpleja a la investigación.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario