viernes, 27 de noviembre de 2009

10 razones para datar el Deuteronomio a los periodos persa o helenístico

Escrito por Deane Galbraith, traducido de

Ten Reasons for Dating Deuteronomy to the Late Persian or Hellenistic Periods.

Juha Pakkala (N. del T.: Departamento de Estudios bíblicos, Universidad de Helsinki) tiene un excelente artículo en el último ZAW (N. del T.:
Zeitschrift für die Alttestamentliche Wissenschaft, journal de ciencias del AT) en el que esboza  sus diez razones por las que el Urdeuteronomium - la primera edición del libro de Deuteronomio – es datado posterior a  Josías y el Reino de Judá, es decir después de 586 AEC. De hecho, las razones apuntan a un período no antes del 300 AEC.
Es espléndido que tenga exactamente diez razones: a todos les gusta ese excelente número redondo. Tienes que leer el artículo, si estás interesado en su razonamiento más detallado (N. del T.: y si puedes pagar 40 dólares por leerlo). Pero aquí tienes un rápido resumen  de las diez razones de Pakkala para datar la primera edición del Deuteronomio después de 586 AEC:

1. El monarca no juega ningún papel en el Urdeuteronomium, lo que sería "excepcional" para cualquier código legal que se espera aplicar (como aparentemente se narra en 2 Reyes 22-23).
2. Relacionado con (1), las leyes no implican "ninguna infraestructura y organización estatal", sino que más bien  "se escriben como si el autor aludiera una comunidad religiosa sin estado".
3. No hay ninguna referencia a Judá en el Urdeuteronomium, y de hecho la situación de Judá se ve desafiada por la referencia a "Israel", por lo que se entiende "una comunidad religiosa en vez de ... los habitantes de un Estado".

4. No hay ninguna referencia al templo en cualquier ley fundamental del Urdeuteronomium, aunque muchas de las leyes se refieren a la centralización del culto de los sacrificios - lo que sugiere que el contexto era uno en el que "no hay templo" y el autor "no está seguro de si alguna vez había uno ".
5. Relacionado con (4), no hay ninguna referencia a Jerusalén, la referencia a "este lugar" en Deuteronomio 12, que sugiere un contexto "en que el futuro de Jerusalén como centro del culto habría sido incierto" lleva al autor "a utilizar una formulación más vaga  y deja muchas opciones abiertas ".
6. Relacionado con (4) y (5), el "lugar" de Deuteronomio 12 está vagamente relacionado con "una de vuestras tribus", siendo poco probable esa vaguedad "si el entorno fue el reino de Judá durante la época monárquica." Además, la referencia a 12 tribus, como han señalado muchos estudiosos, probablemente refleja un desarrollo posterior.
7. La aplicación de la ley se encuentra en un momento en el futuro, usando el imperfecto (Dt 12,14) y en referencia "al lugar que el Señor elegirá". Pero este margen de tiempo futuro, en el Urdeuteronomium (que todavía no tiene el contexto mosaico de la forma final del Deuteronomio), no correspone al reino de Josías. Además, la configuración de este gran mito de la fundación del templo - en medio del desierto, en lugar del templo - refleja un entorno no monárquico.
8. La teología del shem (nombre) en Deuteronomio 12,21, la idea fundamental de lo que es el nombre de Yahvé en vez de la presencia física o la imagen de culto (el arca) que habita en el templo, "apunta a una situación en la que el templo había dejado de ser la morada real del Señor, de su imagen de culto o de su presencia ".
9. La evidencia externa indica que no hubo centralización del culto en Jerusalén, al menos antes del 400 AEC. Los papiros de Elefantina muestran que la comunidad judía de Egipto no tenía conocimiento de la centralización de culto y que sus solicitudes de los gobernadores de Jerusalén y Samaria para construir un templo en Elefantina (ca 407 AEC) y para sacrificar en el altar fueron pedidas sin ese conocimiento de la centralización, y fueron aprobadas sin que se planteara algún problema. "Esto sugiere que incluso en fecha tan tardía como a finales del siglo V AEC la élite política en Jerusalén y Samaria no se vio influenciada, restringida o incluso ignorante de la prohibición de sacrificio fuera de Jerusalén (o del monte Gerizim)," contrario a Deut. 12. Por otra parte, la llamada Carta de Pascua (ca 419 AEC) proporciona instrucciones para la celebración de la Pascua en Elefantina que parecen contradecir Dt 16. 
10. Las leyes del Urdeuteronomium no son leyes realistas sino leyes idealistas que era poco probable que se hayan seguido. Las leyes corresponden a los ideales de una  comunidad "que imagina una nueva sociedad, que el estado debería ser restablecido." En particular, la idea de que la gente tenía que asistir a Jerusalén para el sacrificio (Dt 12,13-14) y ofrecer la décima parte de los productos agrícolas y ganado (14,22-26) son "completamente irreales".
Juha Pakkala, ‘The Date of the Oldest Edition of Deuteronomy.’ Zeitschrift für die Alttestamentliche Wissenschaft 121.3 (Sep 2009): 388–401.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario