lunes, 10 de marzo de 2008

La historia desatendida del 2007: Benedicto XVI y la 'Ortodoxia afirmativa'

En esta ocasión inicio la traducción del blog John L Allen Jr Daily Column del National Catholic Reporter
Traducido de
2007's neglected story: Benedict XVI and 'Affirmative Orthodoxy'

Fijado el 3 de enero de 2008 14:51pm CST.
JOHN L. ALLEN JR .
Nueva York

Como el exceso anual de análisis del fin del año y las listas “Top Ten /Bottom Ten” llega a su fin, aquí está un hecho asombroso relacionado con 2007 que hasta ahora nadie parece haber destacado: en este entero período de 12 meses, el Papa Benedicto XVI terminó en la primera página del New York Times exactamente dos veces.
El primer artículo vino el 8 de enero, acerca de la dimisión de su candidato como el Arzobispo de Varsovia entre gastos de colaboración con la policía secreta de la Era comunista; el segundo vino el 7 de mayo, en una mirada previa a su viaje a Brasil. Por otra parte, todas las otras principales historias papales del año, desde la misa latina y los documentos “una iglesia verdadera”, al viaje de Austria y la encíclica sobre la esperanza, terminan bien adentro.
Para coger el significado de este resultado, considera que 2007 fue esencialmente el tercer año de Benedicto como Papa. Por vía de comparación, Juan Pablo II en su tercer año terminó en la primera página del Times unas firmes 25 veces. Incluso colocando aparte los 13 artículos dedicados al 13 de mayo de 1981, tentativa de asesinato, Juan Pablo todavía dejaba atrás a Benedicto como un newsmaker en un punto comparable aproximadamente de seis a uno.
Uno podría explicar el contraste en términos de personalidad – Juna Pablo Il la estrella de rock, Benedicto el profesor – pero sospecho que el factor más decisivo fue el mensaje de “regresar a los fundamentos” de Benedicto en 2007. Su foco principal era Cristo, sobre todo la indispensabilidad de Cristo para los esfuerzos por construir un mundo más humano. Esto era el hilo escarlata que traspasa sus discursos en Brasil, era el corazón de su libro Jesús de Nazaret, y emergió repetidamente en sus otros escritos y discursos.
Francamente, un Papa que predica a Cristo simplemente resulta como “el perro muerde al hombre” a la mayoría de redactores de noticias.
Aún bajo esta fachada de familiaridad, había algo original acerca del modo en que Benedicto presentó los fundamentos cristianos en 2007, tanto de modo que yo lo denominaría como quizás la historia papal desatendida más importante del año. Para expresar la historia en una palabra, yo lo llamaría el surgimiento de la “Ortodoxia afirmativa” como una clave interpretativa del papado de Benedicto.
Por “ortodoxia afirmativa”, quiero decir una defensa tenaz de los elementos principales de la doctrina católica clásica, pero presentados en una clave incesantemente positiva. Benedicto parece convencido que el hueco entre fe y cultura secular contemporánea, que Pablo VI llamó “el drama de nuestro tiempo,” tiene sus raíces en Europa datan de la Reforma, las Guerras de Religión, y la Ilustración, con una tendencia que resulta viendo al cristianismo como un sistema en gran parte negativo de prohibiciones y controles. En efecto, el proyecto de Benedicto es introducir de nuevo el cristianismo desde sus fundamentos, en términos positivos en vez de negativos.
Este espíritu de “ortodoxia afirmativa” fue evidente en la primera carta encíclica de Benedicto, Deus Caritas Est, en la que el Papa presentó una base filosófica y espiritual para la enseñanza de la iglesia sobre el amor humano. Su estímulo para la Comisión Teológica Internacional para dejar a un lado la hipótesis del limbo es otro ejemplo. Sin ablandar la enseñanza tradicional que la gracia de Cristo, normalmente mediada por el bautismo, permanece esencial para la salvación, Benedicto sin embargo puso el acento sobre la esperanza.
Dos ejemplos más recientes fundamentan este argumento.
En su encíclica reciente, Spe Salvi, Benedict otra vez toma una doctrina cristiana clásica por lo general vista como siniestra y le da una vuelta positiva. En este caso la doctrina es el Juicio final, a menudo presentado a lo largo de los siglos de la teología, preduicación y arte cristianos como una amenaza implícita – obedecer la ley de Dios o afrontar la condenación eterna. En cambio, Benedicto presenta el Juicio final como una expresión de esperanza – específicamente, esperanza que la justicia triunfará por último en un mundo en el cual el mal y la corrupción demasiado a menudo parecen tener la ventaja.
“Por eso la fe en el Juicio final es ante todo y sobre todo esperanza, esa esperanza cuya necesidad se ha hecho evidente precisamente en las convulsiones de los últimos siglos”, escribió Benedicto.
“Estoy convencido de que la cuestión de la justicia es el argumento esencial o, en todo caso, el argumento más fuerte en favor de la fe en la vida eterna”, dijo el Papa. “sólo en relación con el reconocimiento de que la injusticia de la historia no puede ser la última palabra en absoluto, llega a ser plenamente convincente la necesidad del retorno de Cristo y de la vida nueva”. (N. del T.: las citas son del n. 43).
Benedicto proporcionó otra ilustración de ortodoxia afirmativa en su discurso anual a la Curia Romana el 21 de diciembre. Esta vez el tema era la evangelización, o la campaña misionera para hacer conversos al catolicismo.
De acuerdo con la tendecia de una reciente nota doctrinal de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Benedicto insistió que la iglesia no puederenunciar al imperativo misionero. Per él sostuvo que el motivo para hacerlo así no es que de lo contrario la gente será condenada, sino más bien que sólo a través de la evangelización puede el Reino de Dios anunciado por Jesús, con su promesa de reconciliación y felicidad verdadera, alcanzar su potencial máximo en la historia.
“San Pablo realmente se sintió bajo una especie de 'obligación' para anunciar el Evangelio, no tanto la preocupación por la salvación de individuos no bautizados que todavía no habían oído el Evangelio, sino más bien porque él era consciente que la historia en su totalidad no podía alcanzar su realización hasta que toda la gente fuera alcanzada por el Evangelio,” dijo Benedicto.
“Es tan importante que las fuerzas de reconciliación, paz, justicia y amor alcancen a la humanidad hoy”, dijo el Papa. “Es tan importante que estas fuerzas sean despertadas y reforzadas, en el equilibrio de la experiencia humana, contra los sentimientos y las realidades de violencia e injusticia que las amenazan”.
“A través del encuentro con Jesús y sus santos, a través del encuentro con Dios, el equilibrio de la humanidad es reforzado por aquellas fuerzas de bien sin las cuales todos nuestros proyectos en el orden social nunca llegarían a ser realidad, pero, afrontando la presión extraordinaria de otros intereses contrarios a la paz y justicia, permanecen teorías únicamente abstractas,” dijo Benedicto.
El argumento tradicional para la obra misionera ha sido la precariedad de la salvación individual sin el bautismo y los sacramentos – en otras palabras, una preocupación en gran parte negativa de que las almas pueden estar perdidas. El punto de partida de Benedicto es diferente. El motivo para la misión, sugiere, es más bien la convicción positiva que los grandes sueños humanos de justicia y paz deben tener a Cristo como su fundamento, o si no permanecerán promesas huecas.
Para poner el argumento diferentemente, Benedicto de manera sutil cambió de un argumento individualista para la evangelización al bienestar colectivo de la humanidad.
Benedicto XVI mismo proporcionó la lógica para la “ortodoxia afirmativa” en una entrevista en 2006 con periodistas alemanes antes de su viaje a Baviera. Aquí está la parte relevante de la conversación, como fue registrada por la emisora de radio alemana Deutsche Welle:
Pregunta: Hace un mes usted estaba en Valencia para la Reunión Mundial de Familias. Alguien que escuchaba con cuidado, como tratamos de hacer en Radio Vaticano, notó como usted nunca mencionó las palabras "matrimonio homosexual", usted nunca habló sobre el aborto, o sobre la anticoncepción. Los observadores cuidadosos pensaron que era muy interesante. Claramente su idea es ir alrededor del mundo predicando la fe más que “un apóstol de la moralidad”. ¿ Cuáles son sus comentarios?
Obviamente, sí. Realmente yo debería decir que tenía sólo dos oportunidades de hablar durante 20 minutos. Y cuando usted tiene tan poco tiempo usted no puede decir todo que usted quiere decir sobre "no". En primer lugar usted tiene que saber lo que realmente queremos, ¿verdad? El cristianismo, el catolicismo, no es una colección de prohibiciones: es una opción positiva. Es muy importante que lo miremos otra vez porque esta idea casi ha desaparecido completamente hoy. Hemos oído tanto sobre lo que no es permitido que ahora es tiempo de decir: tenemos una idea positiva que ofrecer, aquel hombre y mujer son hechos el uno para el otro, que la escala de sexualidad, eros, agape, indica el nivel de amor y es de esta manera que el matrimonio se desarrolla, en primer lugar, como un encuentro alegre y lleno por bendición entre un hombre y una mujer, y luego la familia, que garantiza la continuidad entre generaciones y por que las generaciones son reconciliadas la una para la otra y hasta las culturas pueden encontrarse. De este modo, en primer lugar es importante acentuar lo que queremos. En segundo lugar, también podemos ver por qué no queremos algo. Creo que nosotros tenemos que ver y reflexionar sobre el hecho que no es una invención católica que el hombre y la mujer son hechos el uno para el otro, de modo que la humanidad pueda continuar viviendo: todas las culturas saben esto. Por lo que concierne al aborto, es parte del quinto, no del sexto mandamiento: “¡no matarás!” Tenemos que suponer que este es obvio y siempre acentuar que la persona humana comienza en la matriz de la madre y permanece una persona humana hasta su último aliento. La persona humana siempre debe ser respetada como una persona humana. Pero todo es más claro si usted lo dice primero de un modo positivo.
Déjeme tratar de colocar esta “Ortodoxia afirmativa” en perspectiva histórica.
Presentadas como un desafío fuerte a las convicciones de alguien más profundas, se presentan tres posibilidades psicológicas básicas: rechazar el desafío por una defensa tenaz de aquellas convicciones; reconocer los méritos del desafío, y ajustar ideas de alguien y comportamiento como resultado; reconocer los méritos del desafío, y articular de nuevo convicciones de alguien en un esfuerzo para demostrar que satisfacen las aspiraciones del mejor retador que las alternativas propuestas.
Aplicado a la colisión entre catolicismo y modernidad, uno podría decir en muy amplios rasgos que la primera posibilidad dominó la mayor parte del siglo XIX e inicios del siglo XX, con el Syllabus de Errores y las campañas antimodernistas. Fue una reacción en gran parte defensiva contra el secularismo que todavía tiene ecos en círculos influyentes del pensamiento católico. La segunda posibilidad prevaleció en el Concilio Vaticano II (1962-65) y ha definido el proyecto del liberalismo católico desde entonces: la campaña para reformar la iglesia para reflejar mejor algunos valores principales de la modernidad, como la tolerancia, el pluralismo y la democracia.
La mayor parte de la política eclesial en la era post Vaticano II, que otra vez pinta con un muy amplia brocha, puede ser entendida como un choque entre estos dos impulsos. Hasta cierto punto, la tercera posibilidad ha permanecido un camino no tomado, que es lo que hace especialmente interesante los contornos emergentes del magisterium de Benedicto.
Qué tan persuasiva resultará ser la “ortodoxia afirmativa”, o si finalmente hace la justicia al desafío presentado por la modernidad, queda por verse. Aquellos que creen que la Iglesia Católica necesita una reforma significativa en sus doctrinas y estructuras obviamente no la encontrarán satisfactoria. Pero el concepto de “ortodoxia afirmativa” al menos proporciona una estructura de unificación para entender lo que Benedicto parece estar haciendo en pequeñas etapas, en formas que por otra parte pueden parecer difíciles de anticipar o entender.
En un nivel personal, “ortodoxia afirmativa” también marca una metamorfosis notable para Joseph Ratzinger – una vez conocido como el gran “Doctor No” del Vaticano – quien ahora parece estar pescando para hacerse el “Papa de la Esperanza.”
Para alguien con un reciente sentido de historia católica, esto solamente debe ser calificado como una historia de noticias.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario