lunes, 10 de marzo de 2008

Texto completo de la entrevista de Bertone mirando atrás al 2007 y hacia delante al 2008

Traducido de Full text of Bertone interview looking back at '07 and forward to '08
Fijado el 4 de enero de 2008 13:17pm CST.

Entrevista con el cardenal Tarcisio Bertone
Publicado por Famiglia Cristiana, enero de 2008
Conducido por Alberto Bobbio

Después del Papa mismo, el Secretario de Estado es la segunda figura más poderosa en el Vaticano y, al menos posiblemente, en la Iglesia Católica global. El actual ocupante de la posición, cardenal Tarcisio Bertone, de 73 años, recientemente tomó un tiempo para una entrevista del fin del año con Famiglia Cristiana, un principal semanario italiano. Bertone habló de una amplia variedad de cuestiones, comenzando con Italia y extendiéndose al documento reciente de Benedicto XVI sobre la misa latina, las relaciones con Israel y China, el ecumenismo, el diálogo con el Islam, las Naciones Unidas y el próximo viaje de Benedicto a los Estados Unidos, y las esperanzas de Bertone para la mayor cooperación entre los medios Católicas y las ONGs. Lo siguiente es una traducción de NCR de la entrevista.
Su Eminencia, en la encíclica Spe Salvi el Papa no esquiva el debate cultural. En efecto, él entra en ello sin miedo: la Iluminación, Marx, la Escuela de Francfort, totalitarismo y relativismo. ¿Cómo ha sido recibida la encíclica?
Hubo un poco de discusión crítica sobre la relación con la ciencia. Pero creo que ha sido bien recibida por Católicos y por las otras iglesias y comunidades cristianas. Alrededor de dos millones de copias han sido puestas en circulación. Expresa una manera de pensar precisa, a veces cortante, seguramente estimulante desde un punto de vista cultural, sobre el totalitarismo – que levantó esperanzas falsas, engañó las masas, y generó tantos espejismos en el camino de la humanidad. Luego toma diálogo con la ciencia, sin negar el papel de la ciencia, su función, yo diría hasta su misión. Ciertamente, rechaza aplicaciones falsas de la ciencia. Es un texto oportuno, sobre el cual el mundo entero tendrá que reflexionar, hasta en Italia, donde la esperanza a veces parece fallar.
¿En qué sentido?
Veo la agitación, la ilusión, a veces temo. La aspiración al bienestar, el hábito de tenerlo todo, de vivir en prosperidad, la euforia de la riqueza presentada como la medida solitaria de la esperanza, son puestas hoy en peligro por la situación económica. Este siempre pasa cada vez que la esperanza esté basada sobre bienes materiales.
¿Cómo ve usted Italia desde este palacio que mira fuera por Roma?
Un poco 'litigioso', a pesar de promesas de construir puentes y pensar en los objetivos comunes de fuerzas políticas y sociales. La diversidad legítima de opinión no debería bloquear el proceso de buscar el bien común, más que perseguir tantas ventajas particulares que no ayudan a Italia a crecer. La opción de la iglesia italiana para dedicar su reciente ‘Semana Social’ a una reflexión sobre el bien común es una petición que tiene que ser oída.
Italia es representada como un país en decadencia. ¿Cuál es su opinión?
No me gustan los profetas de fatalidad. Hay críticas que tienen que ser hechas, pero uno no siempre puede presentar a Italia negativamente. Las heridas autoinfligidas en el tribunal de la opinión pública internacional son perjudiciales a todos aquellos recursos verdaderos, positivos, a la Italia que sigue luchando, que trabaja, y esto se comete a otros.
¿Quién cuenta la historia?
Ese es el problema. La televisión y los periódicos hablan en abundancia sobre crimen y violencia. Páginas y páginas son dedicadas a crímenes en la familia. Veo una especie de inclinación en los medios a presentar todo lo malo que golpea a la familia. Ellos cuentan situaciones extremas, de modo que la familia normal parece desaparecer del horizonte – familias con sus dificultades, pero donde la gente se preocupa por el otro, donde los niños son educados para la solidaridad y para el compromiso para con otros, familias que toman a niños en dificultad o adoptan a niños a distancia, lo cual es un signo que las situaciones de miseria en el mundo son también una preocupación de nuestras familias normales. En Italia hay un modo extendido de ver el mundo que es generoso, solidario y altruista. ¿Por qué aquel soldado en Afganistán muere lanzándose como kamikaze a fin de salvar las vidas de otros? ¿Cómo explica usted el acto generoso del bombero Giorgio Lorefice de Génova? Es porque ellos fueron educados por la inspiración del evangelio, según el cual la propia vida de alguien debería ser emplaada para el bien de otros. Las familias arraigadas en esta enseñanza son la mayoría en Italia, pero los medios nunca parecen notarlo. Mientras tanto, la iglesia italiana es muy estimada tanto en Italia como en el extranjero, tanto por su trabajo de evangelización dentro del país, como por su cooperación con otras iglesias en todo el mundo.
¿Qué acerca de la política?
La posición más sabia y más objetiva es la del presidente de la República, Giorgio Napolitano: él nunca vacila en indicar cosas que no entran en van en la dirección correcta, pero él también valora la riqueza de una Italia buena, diligente, generosa y moral.
Usted recientemente se encontró con Silvio Berlusconi y Walter Veltroni. ¿Qué les dijo usted?
Sobre todo, escuché. No es verdad que la gente que encuentro recibe directivas de la Santa Sede, como leo a veces en los periódicos. Ciertamente, ellos preguntan nuestra opinión. Estamos preocupados sobre todo con la defensa de los valores de vida, con el patrimonio moral y social que está en el ADN de la gente italiana, que siempre presentamos bajo el perfil de la doctrina social de la Iglesia. La Iglesia es también un recurso para la comunidad política en Italia.
Sin embargo, unos hablan libremente y a menudo de Italia como un país controlado por la Iglesia.
Una concepción de secularidad que está opuesta a la religión es antihistórica. Incluso el presidente de la Francia ultrasecular, Nicolas Sarkozy, dijo sólo hace unos días en Roma que la Iglesia Católica es un recurso más que un obstáculo para el desarrollo de su país. No contradice ideales republicanos. ¿Será posible alguna vez que los laicistas italianos piensen así?
La iglesia en Italia sufrió algunos ataques pesados este año. ¿Era mejor la situación en la era de los demócratas cristianos y el Partido Comunista Italiano?
Había más respeto. La posición de Gramsci y de muchos comunistas en cuanto a la religión era completamente diferente de ciertos secularistas contemporáneos, quiemes afirman que un católico no puede tener un concepto positivo del estado secular. De ser así, ¿entonces quiénes eran Giuseppe Lazzati, Igino Giordani, Giorgio La Pira, y otras grandes figuras? A mi modo de ver, hay algunos prejuicios basados en estereotipos que casi sugieren que un católico realmente no puede ser un verdadero ciudadano.
En los llamados ‘valores no negociables,’ en primer lugar la vida y la familia, 2007 fue difícil …
Fue un año ajetreado para católicos italianos. Podríamos decir que el último episodio en este viaje fue la introducción de una norma contra la homofobia en un decreto en la seguridad, que es un tema completamente diferente. La posición de la Iglesia no es partidaria, pero corresponde a la ley natural. El Partido Comunista de Gramsci, Togliatti y Berlinguer nunca habría aprobado las direcciones que vemos hoy. Los grandes intelectuales comunistas y socialistas que yo conocí personalmente tenían una visión secular, pero moral, queriendo decir que ellos creyeron en un proyecto moral y ético auténtico.
¿Habló usted de esto con Walter Veltroni?
Ciertamente. Expresé la esperanza que los católicos no serán mortificados por el nuevo Partido Demócrata, y que será inspirado por la tradición de los grandes partidos populares que tenían un anclaje sólido en los principios morales de coexistencias sociales.
Regresemos a la Iglesia. El motu proprio sobre la misa latina provocó reacciones. ¿ Usted qué piensa hacer?
Hubo algunas reacciones desproporcionadas. Unos llegaron hasta a acusar al Papa de haber faltado su palabra a la enseñanza del Vaticano II. Por otra parte, había aquellos que interpretaron el motu proprio como la autorización para volver al rito pre-conciliar solamente. Ambas posiciones estaban equivocadas, exageraciones que no corresponden a las intenciones del Papa. Se espera la preparación de una 'instrucción' que establecerá claramente los criterios para la aplicación del motu proprio.
En términos de ecumenismo, ¿podemos hablar, en su opinión, de un avance principal con los Ortodoxos?
Hubo pasos avanzados. El problema ecuménico está entre las prioridades del pontificado de Benedicto XVI. Así lo dijo en su primer discurso público, y colocó la cuestión en el centro del reciente consistorio con todos los cardenales del mundo. La primacía papal permanece como uno de los problemas que necesita reflexión. En algunos temas, por ejemplo la familia, la paz, el ambiente, la unidad es más visible. En cuestiones teológicas la discusión continuará. Pero creo que, precisamente debido a la estima que goza Benedicto XVI como teólogo, pueden tomarse también en este nivel medidas concretas.
¿Qué incluirá en el futuro la carta enviada al Vaticano por 138 intelectuales musulmanes?
Estimulará una concreta profundización del diálogo con el Islam en el pluralismo de posiciones. La respuesta de la Santa Sede era positiva y anuncia pasos ulteriores. El Papa ha expresado su buena voluntad de recibir una delegación. Tenemos que pensar con cuidado en lo que nos une, sin olvidar lo que nos divide.
¿Es el Medio Oriente la cuestión más seria para usted?
Es es uno de los problemas que más nos concierne. El Papa habla de ello con los líderes que vienen a visitar el Vaticano, y él también ofreció un número extraordinario de peticiones sobre el tema durante sus discursos del Angelus dominical este año.
¿Cómo van las relaciones con Israel? ¿Cuál es la situación?
Comprendemos el problema de la seguridad en Israel. Pero este no debe transformarse en una actitud negativa hacia miembros de la Iglesia Católica, que ha hecho tanto en los 15 años pasados tanto para regularizar relaciones con Israel como para mejorar la comprensión del Judaísmo. El Custodio de Tierra Santa, Fr. Pizzaballa, ha indicado que los peregrinos alrededor del mundo contribuyen a la formación de una imagen más exacta del Estado de Israel en el mundo. Las peregrinaciones por los sitios santos, además, son también una fuente de ingresos para Israel. Este año, las peregrinaciones fueron más numerosas que en el Año Santo del 2000. A veces, sin embargo, nos parece que Israel no valora apropiada o suficientemente todo esto. Participamos en un diálogo intenso, pero lamentablemente no somos capaces de obtener soluciones para problemas concretos: derechos de propiedad, visados, etc. Nuestro personal religioso en la Tierra Santa no puede conseguir visados, aunque usted seguramente no pueda decir que ellos plantean cualquier amenaza para la seguridad. Este es una especie de cierre que entra en el camino de la actividad serena.
Usted ha estado en América Latina varias veces. Había algunas críticas del documento final de la reunión de los obispos en Aparecida …
El documento fue unánimemente aprobado. Algunas críticas vinieron de las comunidades de base, porque no había una evaluación positiva unívoca de ellas en el documento, sino una más realista – una vista compartida, en cualquier caso, por todos los obispos. En su mayor parte, se han resuelto los problemas que surgieron en el pasado. La Iglesia en América Latina avanza muy bien, incluso sus obras caritativas. La Iglesia en Perú, por tomar un ejemplo, no esperó la ayuda de iglesias más ricas cuando el terremoto golpeó en agosto pasado, sino que más bien consiguió trabajar inmediatamente en un espíritu de la solidaridad.
¿Y la Venezuela de Chávez, quien fue frenado por el referéndum popular?
La iglesia venezolana nunca ha detenido el diálogo con las autoridades políticas. El pueblo de Venezuela demostró gran libertad y coraje. En América Latina, los líderes tienen que aprender a escuchar al pueblo, que está madurando y se da está dando cuenta de su derecho de ser protagonistas.
¿Hay conversaciones acerca de Cuba en perspectiva?
Preparo un viaje a Cuba en febrero. Espero ver al hermano de Fidel Castro, Raúl, quién hoy dirige el país. Un desarrollo positivo es un magnífico monumento público al Papa Juan Pablo II en Santa Clara, que bendeciré, y que recuerda el 10º aniversario de la visita de Karol Wotyla a Cuba.
Cambiemos de continente. ¿Alguna mejora de relaciones con China?
Hay aperturas y contactos en marcha. Un desarrollo importante fue el reconocimiento este año por el partido del valor positivo de las religiones. Digamos quedamos pequeños pasos, pero avanzamos.
El Papa irá a las Naciones Unidas esta primavera. Hace unas semanas los periódicos escribieron acerca de las críticas de Benedicto XVI en cuanto a las Naciones Unidas. ¿Cómo están las cosas?
Era la deformación habitual de un discurso del cual ciertas frases fueron sacadas del contexto. Las preocupaciones del Papa en cuanto a las Naciones Unidas son las mismas que las del Secretario General Ban-Ki Moon, un hombre de gran espiritualidad. La Iglesia Católica siempre apoyó la obra de las Naciones Unidas y esa posición no se cambiará. El discurso de Benedicto XVI a las Naciones Unidas confirmará la necesidad de sostener los valores que sostienen declaraciones internacionales históricas, a pesar de las dificultades para sostener un consenso global entre casi 200 países con diversas opiniones políticas e ideológicas, y también confirmará que no hay ningún sustituto de las Naciones Unidas.
El viaje ocurrirá en medio de la temporada de campaña en Estados Unidos. ¿Hay riesgo de queel viaje se instrumentalice?
Alguien una vez dijo que en los Estados Unidos siempre es temporada de campaña. El Papa no es partidista. Por supuesto, es imposible controlar cómo el viaje podría ser instrumentalizado.
El L'Osservatore Romano está cambiando. ¿Está satisfecho usted?
Sí, ellos hacen buen trabajo en nuestro periódico. Pero tenemos que reforzar la sinergia entre los medios Católicos. Hay agencias Católicas como Misna y Zenit que tienen un lugar importante en los medios. Pero tenemos que hacer más: necesitamos sinergia entre editores católicos, facultades de comunicaciones, periódicos, radio y TV. Hay un proyecto en el que trabajamos para unir el L’Osservatore Romano a ciertos diarios italianos. Esto es la misma cosa que tenemos que hacer con las organizaciones no gubernamentales católicas: trabajar juntas en vez de trabajar por separado, o, peor aún, en oposición. La idea conciliar de la Iglesia como comunión tiene que ser traducida en la actividad diaria de las ONGs y los medios católicos: crear entornos de red y tener un mayor impacto, porque por otra parte arriesgamos decadencia y no reunimos los desafíos creados por la sociedad contemporánea. Pero veo muchos recursos y mucho compromiso, lo cual es la razón por lo que soy un incorregible optimista.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario