martes, 11 de marzo de 2008

Vaticano a jesuitas: 'pensar con la Iglesia'

Traducido de Vatican to Jesuits: 'Think with the Church'
Fijado el 7 de enero de 2008 04:35am CST.
Por JOHN L. ALLEN JR.
Nueva York

Hablando con franqueza de lo que él llamó “tristeza y ansiedad,” el funcionario superior del Vaticano para la vida religiosa ha invitado a la orden jesuita a obedecer a la jerarquía, defender la enseñanza de iglesia y profundizar su compromiso de “pensar con la iglesia”.
El cardenal esloveno Franc Rodé expresamente impulsó a los jesuitas a mayor fidelidad en el trabajo teológico así como en “sus revistas y publicaciones”, ambas áreas de la tensión entre los Jesuitas y el Vaticano en años recientes.
Los comentarios fueron de la homilía de Rodé para la misa de apertura en Roma de la 35ª Congregación general de los Jesuitas. La reunión de 225 jesuitas que representan la orden entera, que se espera que dure al menos un mes, elegirá a un nuevo líder para sustituir al holandés Fr. Peter-Hans Kolvenbach y determinar la política para el siguiente par de décadas.
En efecto, la homilía de Rodé representa la tentativa del Vaticano de ayudar a enmarcar la agenda para las deliberaciones de los jesuitas.
Notando que los jesuitas ejercen amplia influencia a través de sus seminarios, colegios y universidades, Rodé dijo que él quería compartir tanto sus “alegrías y esperanzas” como sus “tristezas y angustias” cuando laCongregación General se ponga en marcha.
Después de elogiar la orden por los “miles de religiosos quienes generosamente responden a la llamada del Señor,” Rodé citó varias áreas de preocupación.
Primero, él advirtió de un sentido que mengua el sentire cum ecclesia, que significa “pensar con la iglesia”. El amor por la iglesia, argumentó Rodé , era central a la visión de San Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas en el siglo XVI.
“Es con pena y ansiedad que veo que el sentire cum ecclesia del que su fundador con frecuencia hablaba disminuye hasta en algunos miembros de las familias religiosas”, dijo Rodé. “La Iglesia espera una luz de ustedes para restaurar el sensus ecclesiae”.
Rodé también pidió sin rodeos mayor obediencia a la jerarquía.
“Con tristeza y ansiedad, también veo un creciente distanciamiento de la jerarquía”, dijo a los Jesuitas. “La espiritualidad ignaciana del servicio apostólico ‘bajo el Romano Pontífice’ no tiene en cuenta esta separación”.
“El núcleo fundamental de la espiritualidad ignaciana consiste en la unión del amor por Dios con el amor por la Iglesia jerárquica,” dijo Rodé.
Únicos entre las órdenes religiosas católicas, los jesuitas han tomado tradicionalmente un cuarto voto junto a la pobreza, castidad y obediencia, prometiendo obediencia especial al Papa en asuntos misioneros.
Rodé también pidió a los jesuitas defender la enseñanza de iglesia, diciendo que la cultura contemporánea crea “la necesidad de presentar al fiel y al mundo la verdad auténtica revelada en la Escritura y la Tradición”.
Rodé pareció sugerir que la amplia variedad de posiciones teológicas apoyadas por jesuitas pueda alimentar lo que el Papa Benedicto XVI ha llamado una “dictadura del relativismo”.
“La diversidad doctrinal de aquellos a quien, en todos los niveles, por vocación y misión, son llamados a anunciar el Reino de la verdad y el amor, desorienta al fiel y lo conduce a un relativismo sin límites,” dijo Rodé.
Al respecto, dijo que oficial autoridad de enseñanza de la iglesia es “el voucher para la verdad revelada”.
“Pueden aquellos quienes, según su legislación, tienen que supervisar la doctrina de sus revistas y las publicaciones, lo hacen a la luz de y según las ‘reglas para sentire cum ecclesia’, con amor y respeto,” dijo Rodé.
Él también urgió a los jesuitas a colocarse “en la encrucijada entre Iglesia y sociedad, entre fe y cultura, entre religión y secularismo”.
Finalmente, Rodé urgió a los jesuitas contemporáneos a seguir “el mismo camino pisado por Ignacio de Loyola a Roma, un camino de generosidad, de penitencia, de discernimiento, de oración, del celo apostólico de la obediencia, de la caridad, de fidelidad a y amor por la Iglesia jerárquica”.
El énfasis de Rodé en las relaciones con la jerarquía refleja una complicada historia reciente entre los Jesuitas y el Vaticano.
Varios teólogos censurados tanto bajo Juan Pablo II como bajo Benedicto XVI han sido jesuitas, incluso escritores sobre el pluralismo religioso como el difunto belga Fr. Jacques Dupuis y el estadounidense Fr. Roger Haight, además del teólogo de la liberación salvadoreño Fr. Jon Sobrino.
Los medios dirigidos por Jesuitas han sido igualmente una fuente de tensión. El jesuita estadounidense Fr. Thomas Reese fue obligado a renunciar como redactor de la revista America en 2005 bajo la presión de la Congregación vaticana para la Doctrina de la Fe. El Vaticano ha expresado preocupaciones similares por el diario jesuita alemán, Stimmen der Zeit.
Rodé, de 73 años, es un vicentino designado como Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica bajo Juan Pablo II, y hecho cardenal por Benedicto XVI en marzo de 2006.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario