miércoles, 12 de marzo de 2008

Ley natural, llave para la paz mundial, dice Benedicto XVI a diplomáticos

Traducido de Natural law key to world peace, Benedict XVI tells diplomats
Fijado el 7 de enero de 2008 06:26am CST.
JOHN L. ALLEN JR .
Nueva York

Manejando un poco de su lenguaje más dramático hasta ahora sobre Darfur y otras regiones del mundo, sobre todo África y el Medio Oriente, el Papa Benedicto XVI hoy ofreció una revisión de 360 grados de las preocupaciones internacionales del Vaticano en un discurso anual al cuerpo diplomático acreditado en la Santa Sede.
La reunión con los diplomáticos es considerado el discurso de política exterior más importante del Papa del año.
Aunque él definiera la diplomacia como “el arte de la esperanza”, Benedicto, hablando en francés, sin embargo advirtió que en Darfur “la esperanza parece casi vencida por la secuencia amenazante de hambre y muerte”.
“Con todo mi corazón”, dijo el Papa, “oro para que la operación conjunta de las Naciones Unidas y la Unión africana, cuya misión acaba de comenzar, traiga ayuda y conforte a las poblaciones sufrientes”.
Las estimaciones son que en algún lugar entre 100,000 y 300,000 civiles ha muerto durante cuatro años de violencia en la región Darfur de Sudán, que unos han descrito como "genocidio", y aproximadamente 2.5 millones de refugiados y personas desplazadas internamente viven actualmente en 50 campos masivos.
En un nivel más teórico, Benedict sostuvo que la experiencia de 2007 confirma “que la ley y el orden son garantías de la libertad”.
“La ley puede ser una fuerza eficaz para la paz sólo si sus fundamentos permanecen firmemente anclados en la ley natural, dada por el Creador”, dijo Benedicto. “Esta es otra razón por la que Dios nunca puede ser excluido del horizonte del hombre o de la historia. El nombre de Dios es un nombre de justicia, representa una petición urgente de la paz”.
Este énfasis en la ley natural como un sine qua non de la paz global y la justicia probablemente será un tema clave en el discurso de Benedicto el 18 de abril a las Naciones Unidas. En el período previo a su viaje a los Estados, la Universidad Católica de América está patrocinando una conferencia principal sobre “una Moralidad Común” el 27-30 de marzo, organizada a petición personal del Papa.
En su discurso esta mañana en Sala Regia del Vaticano, o “el Pasillo de Reyes”, Benedicto también mencionó Congo, Somalia, Etiopía y Kenia como áreas de preocupación especial en África.
“La Iglesia Católica no es indiferente a los gritos de dolor que se elevan de estas regiones”, dijo el Papa. “Ella hace propias las súplicas de ayuda hechas por personas refugiadas y desplazadas, y ella se compromete para fomentar la reconciliación, la justicia y la paz”.
Benedicto respaldó una petición del 2 de enero de los obispos Católicos en Kenia para una resolución pacífica del punto muerto entre el presidente Mwai Kibaki y el aspirante Raila Odinga. Como Kibaki es un miembro de la tribu Kikuyu –dominante durante mucho tiempo- en Kenia, la crisis política rápidamente llegó a ser ética también. Los obispos kenianos se han ofrecido para servir como mediadores, aunque algunos partidarios de Odinga hayan acusado a los obispos de apoyar implícitamente a Kibaki, un Católico.
“Nadie en Kenia, absolutamente nadie, es percibido como neutro en la situación presente,” dijo un académico keniano establecido en Nairobi a NCR el 7 de enero.
Benedicto XVI también reafirmó el interés diplomático existente desde hace mucho tiempo del Vaticano al Medio Oriente, llamando una vez más para la paz entre israelíes y palestinos y en Líbano. Benedicto dijo que la gente libanesa debería ser capaz de “decidir libremente sobre su futuro”, potencialmente una referencia a la interferencia exterior, sobre todo de Siria, en asuntos libaneses.
El Papa expresó preocupación por “ataques terroristas, amenazas y violencia” en Iraq, “sobre todo contra la comunidad cristiana”.
“Las noticias que llegaron ayer confirman nuestra preocupación”, dijo Benedicto, refiriéndose a tres atentados con coche bomba en la norteña ciudad iraquí de Mosul contra dos iglesias, incluso una del rito Católico Caldeo, y un convento Caldeo.
Citando a Juan Pablo II, Benedicto calificó la libertad religiosa como “una exigencia esencial de la dignidad de cada persona [y] una piedra angular de la estructura de los derechos humanos”.
La comunidad cristiana de Iraq fue alguna vez la más grande en el mundo árabe, aunque hoy una combinación de inseguridad, colapso económico y hostilidad desde extremistas Islámicos haya producido lo que muchos expertos consideran como un éxodo cristiano fuera del país.
El Papa también pidió “la búsqueda seguida e ininterrumpida del camino de diplomacia” para resolver disputas sobre el programa nuclear de Irán.
Sobre Cuba, Benedicto hizo notar el próximo 10º aniversario de la visita de 1998 de Juan Pablo II y animó a “todos los cubanos a trabajar juntos para un futuro mejor”. En cuanto al terremoto de agosto en Perú que causó aproximadamente 500 muertes y destruyó aproximadamente 60,000 casas, Benedicto citó su reciente encíclica Spe Salvi: “La grandeza de la humanidad está determinada esencialmente por su relación con el sufrimiento y con el que sufre.” (N. del T.: es el n. 38).
sobre Asia, el Papa expresó preocupación por el desarrollo en Afganistán, Paquistán, Sri Lanka y Myanmar. Volviendo a Europa, Benedicto elogió el progreso hacia la paz en los Balcanes y pidió que una resolución en Chipre terminara un conflicto “que ha durado ya demasiado mucho tiempo”. Él dijo que los esfuerzos hacia la unidad en Europa tendrán éxito “si no niega sus raíces cristianas”.
El Papa pidió un compromiso renovado del diálogo interreligioso e intercultural.
“A fin de ser verdadero, este diálogo debe ser claro, evitando el relativismo y el sincretismo, mientras al mismo tiempo debe ser marcado por el respeto sincero para con otros y por un espíritu de reconciliación y fraternidad,” afirmó.
Benedicto otra vez expresó apreciación por la carta de 138 principales eruditos musulmanes que sugieren puntos en común posibles entre cristianismo e Islam. En febrero o marzo, las reuniones preparatorias tendrán lugar en Roma para organizar una sesión entre Benedicto y una delegación de signatarios de la carta, proyectada para que ocurra en algún momento después de su viaje a los Estados Unidos.
El Papa también se opuso a “los ataques continuos perpetrados en cada continente contra la vida humana”, así como “las amenazas inquietantes a la integridad de la familia, fundada en el matrimonio de un hombre y una mujer”.
“Las nuevas fronteras alcanzadas en bioética no requieren que nosotros elijamos entre ciencia y moralidad”, afirmó. “Más bien, nos obligan a un uso moral de la ciencia”.
Benedict expresó la satisfacción por un voto reciente Asamblea General de las Naciones Unidas a favor de una moratoria global sobre la pena de muerte, impulsando que esto apunte un “debate público sobre el carácter sagrado de la vida humana”.
Finalmente, Benedicto impulsó mayores esfuerzos a fomentar la justicia económica y ambiental. Citando la frase conocida de Pablo VI que “el desarrollo es el nuevo nombre de la paz”, Benedicto dijo: “la paz es un compromiso y una manera de vida que exige que las aspiraciones legítimas de todos debieran estar satisfechas, como el acceso a alimento, agua y energía, a medicina y tecnología, o en efecto el monitoreo del cambio climático”.
De acuerdo con la costumbre, el Embajador Giovanni Galassi de la República de San Marino entregó saludos al Papa de parte de los diplomáticos. Galassi, que ha mantenido su posición desde 1986, es considerado el deán del cuerpo diplomático acreditado en la Santa Sede.
El embajador Francis Rooney representó a los Estados Unidos. En una declaración después del discurso del Papa, Rooney dijo que el apoyo de Benedict al proceso de paz entre israelíes y palestinos es en particular importante en vísperas de un viaje del Presidente estadounidense George Bush a la región en un esfuerzo para traer los partidos lo más cerca a un trato.
"El mensaje del Santo Padre subraya la urgencia en cuidar que el proceso avance", dijo Rooney.
Rooney se dispone a terminar su período; su sucesor, profesora de derecho en Harvard Mary Ann Glendon, ha sido confirmada por el Senado de los Estados Unidos y está esperando sesiones de formación requeridas para nuevos embajadores organizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores Estadounidense. Glendon espera llegar a Roma algún día en febrero.
"Como concluyo mi servicio en Roma, aplaudo los esfuerzos claros y valerosos del Papa Benedicto que promueven y protegen la dignidad humana del más vulnerable alrededor del mundo," dijo Rooney.

1 comentario :

  1. hablando de la ley natural, es lo que debe aspirar toda persona, y en conjunto debemos luchar por ella, sin embargo hay ocasiones en que la fuerza es necesaría para dirigir el camino hacia ella algo que es muy penoso para muchos.

    ResponderEliminar