miércoles, 12 de marzo de 2008

El Vaticano enfrenta el reloj que hace tic tac sobre la oración para la conversión de los Judíos

Traducido de Vatican faces ticking clock on prayer for conversion of Jews
Fijado el 9 de enero de 2008 10:05am CST.
JOHN L. ALLEN JR .
Nueva York

Al Vaticano notoriamente no le gusta tomar decisiones bajo el cañón de una pistola, y con razón – los momentos de crisis conducidos por la presión exterior raramente hacen se encaminan a una política cuidadosa. Aún hay una opción importante que afronta el Vaticano estos días, acompañada por un reloj que hace tictac que podría crear un inusual sentido de urgencia.
Aquí en resumen: ¿Qué hacer sobre la oración de Viernes Santo por la conversión de Judíos contenidos en el antiguo rito latino, que ha estado autorizado para uso más amplio por el Papa Benedicto XVI? El reloj que hace tictac es creado por el calendario litúrgico: el Viernes Santo cae este año el 21 de marzo, a sólo nueve semanas de distancia.
(Como una nota al pie de la página, me refiero al “antiguo rito” más que “antigua misa” porque, por supuesto, la misa no se celebra en Viernes Santo. Las hostias pre-consagradas son distribuidas durante una conmemoración litúrgica de la Pasión de Cristo.)
Mientras esto sería de preocupación en cualquier circunstancia, la línea cronológica está adicionalmente complicada por el hecho que Benedicto XVI llegará a los Estados Unidos sólo tres semanas después del Viernes Santo, y se encontrará con una delegación interreligiosa que se espera que incluya a Judíos. La última cosa que quieren los organizadores es una nube de tensión judía/católica que cuelgue sobre el evento. Es un sentimiento esopecialmente intenso las memorias de la última visita de Joseph Ratzinger a Nueva York, en 1988, cuando un puñado de rabinos rechazó encontrarlo en protesta sobre los comentarios que supuestamente sugerían que el cristianismo sea el "cumplimiento " del Judaísmo.
Si un recordatorio fuera necesario de sensibilidades judías sobre la oración del Viernes Santo, que entre otras cosas pide a Dios que “quite el velo de sus corazones”, la Liga de Antidifamación la incluyó en una lista de diciembre último de “Diez primeras Cuestiones que afectan a los Judíos en 2007”. La LAD consideró el resurgimiento posible de la oración “un revés teológico a las reformas de Vaticano II, y un desafío a las relaciones católicas judías”.
(Desde luego la declaración LAD no cayó bien en algunos círculos católicos. Colocar a Benedicto XVI en la misma lista de ofensores antisemíticos como el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, por ejemplo, golpeó hasta a algunos católicos profundamente comprometidos con el diálogo judío/cristiano, y quienes están preocupados por la oración del Viernes Santo, como excesivos. Sin embargo, esto es un indicador que la oración permanece como una cuestión viva).
En un nivel, esto puede parecer que una solución fácil. En julio pasado, el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano, dijo que el problema podría solucionarse sustituyendo la oración por los Judíos encontrada en la liturgia postVaticano II para el Viernes Santo, que ya no se refiera a la conversión, sino que pide que los Judíos “puedan llegar a la plenitud de la redención”. Desde que los textos originales de la nueva liturgia están en latín, sería bastante simple pedir a las comunidades que celebran el antiguo rito a usar la versión latina de la oración más reciente.
(En una consulta de mediados de noviembre entre la conferencia de obispos estadounidenses y el consejo nacional de Sinagogas, Fr. Dennis McManus, un experto litúrgico, también lanzó la idea de encontrar otra oración antigua, o crear una nueva, pero la mayoría de expertos consideran éstas como posibilidades más complicadas y a largo plazo. Aparte de preguntas de contenido, la ventaja de la oración en el rito post Vaticano II es que ya ha sido aprobada para el uso litúrgico).
Así que, ¿por qué no sólo decretar inmediatamente que la versión latina de la oración más reciente sea usada por todos, y así desactivar la bomba antes de que explote?
Parte de la respuesta, por supuesto, es simplemente el tranquilo curso normal de asuntos en el Vaticano. Más profundamente, sin embargo, los expertos dicen que el verdadero problema es el miedo de una cuesta resbaladiza: Si las autoridades de la Iglesia quieren revisar la oración del Viernes Santo para los Judíos a causa de que no es consecuente con la enseñanza de Vaticano II, ¿qué acerca de otros elementos del antiguo rito que, según algunos, suscitan preguntas similares?
Por ejemplo, la liturgia del Viernes Santo también contiene la oración por los herejes y cismáticos (haciendo referencia a los Protestantes) y por los paganos (haciendo referencia a los no cristianos). ¿Deberían también ser revisadas aquellas oraciones, ya que no reflejan el argot más sensible del Vaticano II? Más ampliamente, algunos críticos acusan que la mayor parte del simbolismo y lenguaje de la antigua misa es inconsecuente con la visión del concilio. ¿Todo debería estar puesto sobre la mesa de operaciones? De ser así, uno podría preguntar justamente, ¿cuál era en primer lugar el objetivo de la decisión de Benedicto?
Crear un precedente para la edición selectiva del antiguo rito, en otras palabras, podría abrir la puerta a la muerte por mil cortes.
Al respecto, no está claro cómo podría ser resuelta la incertidumbre sobre la oración del Viernes Santo, e igualmente quizás críticamente, cuando Bertone anunció esta semana en una entrevista con la revista italiana Famiglia Cristiana que el Vaticano está trabajando en un documento que clarifica la ejecución de la decisión del Papa, pero no ofreció ningún sentido de tiempo.
Aquellos interesados en relaciones judías/católicas, y en el resultado del viaje de Benedicto a los Estados Unidos, ciertamente prestarán atención.
Otros dos puntos están en orden. Las he considerado antes, pero ya que esta controversia no se ha marchado, ellos aguantan repetición.
Primero, los Católicos han sido capaces de celebrar el rito prevaticano con permiso de su obispo local desde que el Papa Juan Pablo II lo autorizó con indulto especial en 1984. Durante los últimos 24 años, por lo tanto, un puñado de Católicos ha estado recitando la antigua oración por la conversión de los Judíos cada Viernes Santo – a los ojos de la mayoría de expertos, sin algún impacto apreciable en las relaciones judías/católicas. Por supuesto, la diferencia esta vez es que el motu proprio de Benedicto ha levantado el perfil del antiguo rito, asegurando que el decir la oración esta vez sería una causa célèbre.
Segundo, un poco de malentendido sigue circulando en algunos cuartos acerca de la decisión de Benedicto, que afecta la controversia del Viernes Santo. Puesto que el Papa decretó que los sacerdotes no deberían celebrar misas privadas en el antiguo rito durante la Semana Santa, unos han concluido que la oración del Viernes Santo nunca sería usada en cualquier caso. De hecho, sin embargo, el Papa hizo un distinción entre misas privadas y celebraciones públicas para comunidades estables. Donde los Católicos rutinariamente celebran la liturgia según el antiguo rito, ellos seguirán haciendo así durante la Semana Santa, y por lo tanto usarían las antiguas oraciones del Viernes Santo – ausente cualquier instrucción contraria del Vaticano.En agosto, publiqué un comentario que hace el punto: “no cabe duda de que el motu proprio permite la celebración pública del 'misal del ’62 durante la Semana Santa en parroquias con un grupo estable de fieles”, dijo Monseñor James Moroney, antiguo director ejecutivo del Secretariado para la Liturgia para la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario