viernes, 28 de diciembre de 2007

Mason: ¿Cuándo y dónde nació Jesús?

En el blog de Jim West he encontrado una referencia a la Biblical Archaeology Society acerca de cuándo y dónde nació Jesús, con artículos de Mason y Murphy-O'Connor. Aquí publico la traducción de la presentación y el artículo de Mason, al que coloco títulos a los párrafos para su mejor lectura.



- - - - -



Biblical Archaeology Society: ¿Dónde nació Jesús? (¿y cuándo?)



Psst. Hay algo que deberías saber acerca de la Navidad. Los villancicos podrían estar equivocados –lo tememos-: Jesús, como muchos estudiosos del Nuevo Testamento creen, no nació en Belén sino en Nazaret.
Entre los estudiosos, esta vista no es secreta. Pero por alguna razón, el relato a menudo no es contado fuera de las paredes cubiertas de hiedra. Por lo que preguntamos a 2 expertos para que públicamente expliquen ambos lados de la cuestión. Invitamos a Steve Mason de la York University de Toronto para que presente la vista poca conocida pero ampliamente aceptada (¡un oxímoron para ti!) de que Jesús nació en Nazaret. Mason ofrece una lección fascinante de la forma en que los estudiosos investigan la historia en el texto bíblico en
“Oh pequeño pueblo de… ¿Nazaret?”
Jerome Murphy-O’Connor, del École Biblique et Archéologique Française en Jerusalén, toma otra aproximación en “Belén… por supuesto”, ahondando en las pruebas evangélicas, extrabíblicas y arqueológicas en apoyo de la ampliamente apreciada tradición de Belén.
Al final, le dejamos para rellenar en el espacio en blanco “Oh pequeño pueblo de _____”. Responde en la parte superior de esta página y haznos saber dónde crees que Jesús nació –o si estás completamente indeciso- y por qué.



- - - - -





Steve Mason, profesor de clásicos, historia y estudios religiosos en la York University, en Toronto, es el editor general de una nueva traducción inglesa de las obras completas de Josefo. El primero de 10 volúmenes (con comentario) acaba de ser publicado por Brill. Es autor de “Will the Real Josephus Please Stand Up?” BAR 23:05.




¿Dónde nació Jesús? en Belén, por supuesto, en un pesebre, porque no había un cuarto para José y María en la posada local. Esto es lo que todos los villancicos dicen. Y es lo que dicen los evangelios, también.
¿O no?
Una vez que empezamos a examinar los relatos evangélicos cuidadosamente, encontramos que la respuesta a esta simple pregunta no es pues tan simple. Los pasajes en los evangelios de Mateo y Lucas que describen el nacimiento de Jesús en Belén han estado tejidos sin costura juntos en espectáculos navideños al aire libre de nuestros días, pero los evangelios de Marcos y Juan dejan al lector con la impresión distinta que Jesús nació no en Belén después de todo, sino en Nazaret.
Para el historiador, estas inconsistencias plantean un desafío. (1)
El historiador es un detective de tiempo, cuya tarea es levantar una pregunta específica sobre el pasado, determinar si hay pruebas suficientes para apoyar una solución probable, y finalmente, demostrar cómo tal solución explica las pruebas. Cualquier hipótesis que explique más suficientemente la variedad de pruebas independientes llega a ser un “un hecho histórico” - al menos hasta que llegue una hipótesis mejor.
No es un ejercicio ocasional el aplicar el análisis histórico a las escrituras cristianas más tempranas, la mayor parte de las cuales está en el Nuevo Testamento. Éstas no son sólo los documentos más familiares de la antigüedad occidental; también son reverenciados como escritura por millones de cristianos alrededor del globo. Los intérpretes tienden o a pasar por alto preguntas históricas ordinarias cuando las leen o, en algunos casos, sobre compensar por un rechazo inusualmente agresivo de sus afirmaciones. Sin embargo, si la "historia" de los orígenes cristianos debe significar algo, no deberíamos abandonarnos simplemente a tradiciones heredadas; no deberíamos apagar nuestros procesos de pensamiento normales cuando contemplamos los inicios cristianos. En cambio, debemos esforzarnos por analizar estos textos con la misma disciplina que usamos en la reconstrucción del pasado detrás de las narrativas de historiadores antiguos como Livio, Josefo y Tácito. Me doy cuenta que algunos lectores consideran inadecuado para aplicar principios históricos comunes a estos textos, y respeto esa posición. Obviamente, tomo una vista diferente, la cual es por qué me gustaría dirigirme a la pregunta del lugar de nacimiento de Jesús. (2)
Para tratar de establecer donde nació Jesús, el historiador debe examinar todas las pruebas relevantes - sean artefactos materiales, como monedas, cerámica e inscripciones de piedra, o literatura antigua, como los Evangelios, las cartas de Pablo y las historias romanas y otros textos extrabíblicos.
En nuestro estudio del lugar de nacimiento de Jesús, podemos examinar rápidamente pruebas arqueológicas, porque no hay ninguna: no tenemos ningún material actual que tenga que ver con el lugar de nacimiento de Jesús. La Iglesia de la Natividad en Belén, por ejemplo, no fue construida debido a alguna memoria local del nacimiento de Jesús allí; es un monumento conmemorativo muy posterior, construido en el sitio de una iglesia del siglo cuarto erigida por el emperador Constantino cuando el cristianismo recibió el reconocimiento estatal. Constantino probablemente seleccionó el lugar basado en las entonces historias famosas registradas en los evangelios de Mateo y Lucas.
Esto nos deja con los textos.
Ni uno de los autores no cristianos del siglo primero y de mediados del siglo segundo quienes mencionan de paso a los cristianos - el historiador judío Flavio Josefo, los romanos Tácito y Plinio- nos proporcionan alguna información provechosa acerca del lugar de nacimiento de Jesús. Tenemos sólo los textos cristianos más tempranos, escritos por las tres primeras generaciones de los seguidores de Jesús, a partir del tiempo de la muerte de Jesús aproximadamente en 30 D.C. hasta aproximadamente 150 D.C. Estas escrituras - y sólo estas escrituras - son las fuentes que debemos examinar.
Los únicos textos que son datados con alguna confianza a la primera generación cristiana (aproximadamente 30 a 65 D.C.) son las cartas neotestamentarias auténticas de Pablo. De la segunda generación, tenemos los cuatro Evangelios canónicos. Los Evangelios son generalmente datados entre 65 y 100 D.C., con Marcos que es el más temprano y Mateo y Lucas datados al final de aquel período. Juan puede caer casi en cualquier parte de este rango. (3)
¿Pero qué sabían realmente estos escritores acerca del lugar de nacimiento de Jesús? ¿Y qué los motivó a hablar del nacimiento de Jesús en absoluto?
Vamos a comenzar con nuestra fuente más temprana, Pablo.

PABLO
En todas las cartas que tenemos, Pablo nunca menciona ninguna localización geográfica en relación a Jesús.
Esta ausencia puede explicarse de varios modos: Tales referencias pueden haber sido irrelevantes a sus objetivos; o él puede haber asumido que sus lectores (convertidos) ya sabían de estas tradiciones y por lo tanto él no necesitaba mencionarlas; o él pudo no haber sabido mucho sobre la geografía de la vida de Jesús. Es verdad que mucho puede ser atribuido a la primera categoría (irrelevancia), ya que Pablo estuvo preocupado principalmente por el estado de Jesús entre su crucifixión y su retorno desde el cielo, y no tanto con los detalles comunes de la vida de Jesús. Cuando él se refirió a la traición de Jesús y describió la Última Cena (1 Corintios 11,23), por ejemplo, él casi seguramente sabía que estos acontecimientos ocurrieron cerca de Jerusalén, pero él no tenía ninguna razón para traerlo a colación.
¿Sabía Pablo alguna tradición acerca del lugar del nacimiento de Jesús? Ya que él no menciona alguna, no podemos estar seguros. Pero hay otro modo de acercarse a esta pregunta, que es preguntar si esto hubiera ayudado a los argumentos de Pablo -o aquellos de sus destinatarios- mencionar el lugar de nacimiento de Jesús si él realmente lo supiera.
Pablo escribió cartas, no ensayos, y él estaba en debate frecuente con otros cristianos cuyas vistas diferían de la suya. Por lo tanto, sus cartas conservan no sólo sus propias perspectivas sino también rastros de sus destinatarios. Por ejemplo, muchos de los gentiles convertidos por Pablo fueron atraídos por el Judaísmo; algunos varones hasta quisieron someterse a la circuncisión (Gálatas 4,21, 5,2-12). Así que Pablo habló de la circuncisión en varios puntos, aunque él probablemente no hubiera levantado el tema si él simplemente hubiera presentado sus propias vistas. De este modo, podemos preguntar no sólo si el lugar de nacimiento de Jesús era una cuestión para Pablo, sino si sus cartas indican que era una cuestión para cualquier cristiano de la primera generación.
Pablo menciona la ascendencia de Jesús sólo dos veces, y luego casualmente. La primera vez, en que escribe a algunos gentiles convertidos en Galacia, trata de desalentarlos de su celo para adoptar el Judaísmo. Como Jesús, aunque él había nacido “bajo a la ley” y “de una mujer”, consiguió filiación espiritual y la libertad de la ley (Gálatas 4,4), así también los gálatas, quienes han conseguido la filiación espiritual, no deben retroceder esclavizándose a un régimen físico (como Pablo caracteriza el calendario judío y la circuncisión).
La segunda vez que Pablo menciona el nacimiento de Jesús, se dirige a los conversos en Roma. En este contexto, él admite a sus lectores la ascendencia física de Jesús desde David, pero él destaca la designación de Jesús como “Hijo de Dios” para toda la humanidad (Romanos 1,4).
Los estudiosos difieren considerablemente en su comprensión de los motivos de Pablo, (a) pero yo sostendría que aun si él hubiera sabido de la tradición de Belén, no habría servido a sus intereses mencionarla. Entre sus conversos gentiles, la atracción por el Judaísmo era un fenómeno en curso. La línea consecuente de Pablo debía conducirlo hacia la “nueva creación” que él creyó que había suplantado al Judaísmo (2 Corintios 5,17; Gálatas 6,15). Un nacimiento en Belén, la casa del Rey David, consolidaría naturalmente la afiliación judía mesiánica de Jesús, (4) que Pablo trataba de llevar más allá. Así que no es sorprendente que Pablo no podría haber mencionado el nacimiento de Jesús en Belén aun si él lo supiera, mencionar Belén sólo habría dado combustible a sus opositores judeocristianos. Primero, en Romanos 1,3, Pablo admite la ascendencia davídica de Jesús: aunque él fue el hijo de David “según la carne” (una categoría negativa para Pablo), él llegó a ser hijo de Dios (mucho más grandioso, ¿no?) por su resurrección de los muertos - de lo físico a lo espiritual. Segundo, aunque alguien más pudiera sostener que la ascendencia davídica aumentaría la proclamación de Jesús por Pablo y sus lectores, no puedo ver esto. Pablo está en lucha extrema con los judeocristianos precisamente porque él ha estado predicando a gentiles un salvador muerto y resucitado - un Jesús despojado de sus conexiones judías. Esto sólo ayudaría a sus opositores a enfatizar la ascendencia davídica de Jesús. Para Pablo, eso es más o menos irrelevante: Jesús es el hijo de Dios, para todas las naciones igualmente, sin cualquier conexión judía especial. El judaísmo, para Pablo, ha terminado.
Más contundente, quizás, es que los destinatarios de Pablo no se valieron del nacimiento de Jesús en Belén, si lo habrían sabido, como pruebas de la naturaleza judía de Jesús. Desde las cartas de Pablo, sabemos que sus destinatarios citaron copiosamente la escritura judía (que incluía los términos de la alianza con Abraham y Moisés) y que ellos apelaron a los ejemplos de propios hermanos y estudiantes de Jesús, quienes sin duda hablaron de las prácticas judías de Jesús (2 Corintios 11,5-29; Gálatas 1,6-11, 2,11-21, 3,6-21). Ellos ordenaron argumentos para el contexto judío de Jesús, y Pablo fue obligado a contestarles en algún detalle. Pero por lo que podemos contar, las circunstancias del nacimiento de Jesús nunca surgieron. Si se conociera que Jesús había tenido un nacimiento milagroso en el pueblo prometedor de Belén, ¿alguien en esta primera generación no le habría hecho alguna clase de petición? Más aún, al final, se nos deja en completo silencio acerca del lugar de nacimiento de Jesús a partir del tiempo de la muerte de Jesús hasta aproximadamente 65 D.C.

MARCOS
Los Evangelios son al menos una generación alejada del nacimiento de Jesús. Es muy improbable que cualquiera de estos autores fuera un testigo ocular de la vida de Jesús. Todos ellos confiaron en fuentes orales y escritas. En efecto, el autor de Lucas libremente confiesa en el comienzo que los acontecimientos que él describe “nos fueron transmitidos por aquellos que desde el principio eran testigos oculares” (Lucas 1,2). El cuarto evangelio concluye con una revelación similar (John 21,24). (5) Además, los cuatro evangelios son textos anónimos. Las atribuciones familiares de los evangelios a Mateo, Marcos, Lucas y Juan vienen a partir de mediados del siglo segundo y más tarde, y no tenemos una buena razón histórica para aceptar estas atribuciones.
Aunque no podamos identificar a los autores o las fechas precisas de los evangelios, podemos decir algo acerca de la relación literaria de los tres primeros Evangelios (los evangelios sinópticos). (b) La hipótesis dominante hoy es que Marcos sirvió como fuente tanto para Mateo como para Lucas y que el material extenso común a Mateo y Lucas pero sin paralelos en Marcos viene de otra fuente compartida (llamada Q por conveniencia), que está ahora perdida. (c) No hago ningún uso de Q aquí, aunque asumo que Mateo y Lucas usaron Marcos como una fuente. (6)
El autor de Marcos, el más temprano de los cuatro evangelios, ¿supo algo acerca del lugar del nacimiento de Jesús?
A diferencia de Lucas y Mateo, que incluyen las historias de nacimiento familiares, Marcos se abre con Jesús como un adulto, que simplemente surge de Nazaret: “en aquellos días, Jesús vino desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán” (Marcos 1,9). Cuando Jesús se traslada a Capernaum, todos siguen dirigiéndose a él como un Nazareno. ¿“Qué tenemos nosotros contigo, Jesús de Nazaret?” preguntan los lugareños en la sinagoga de Capernaum (Marcos 1,24; ver también 10,47, 14,67, 16,6). Cuando Jesús regresa a su "ciudad natal" (griego patris, “casa ancestral”), él va a Nazaret (Marcos 6,1). Cuando él enseña en la sinagoga de Nazaret, los lugañeros se ofenden en sus pretensiones porque ellos conocen desde hace mucho tiempo a él, su madre, sus hermanos y sus hermanas (Marcos 6,1-3). Aunque el autor no diga “desde el nacimiento,” parece que debe asumirse. Jesús responde estupendamente bien: “un profeta sólo en su patria, entre sus parientes y en su casa carece de prestigio” (Marcos 6,4).
El autor de Marcos no simplemente mantiene silencio acerca de Belén; parece asumir que Jesús nació y surgió en Nazaret. Alguien que lea solo a Marcos, sin la ventaja de Mateo o Lucas (que los primeros lectores de Marcos no habrían conocido), recibiría aquella impresión. Marcos no hace ningún esfuerzo para explicar cualquier otro origen.
¿Pero esto significa que Marcos no sabía nada de un nacimiento de Belén? ¿O debería haber tenido Marcos, como Pablo, fuertes motivos para negar alguna conexión entre Jesús y aquella ciudad?
El relato de Marcos es muy importante en la tradición de Pablo: el evangelio retrata a Jesús como el salvador muerto y resucitado, que volverá dentro de poco para salvar a sus seguidores, representados por todas las naciones. En Marcos, Jesús es fundamentalmente, en efecto fatalmente, distanciado del Judaísmo. ¿“Qué es esto? ¡Una nueva enseñanza!” gritan sus oyentes judíos (Marcos 1,27). La familia judía de Jesús, los estudiantes y la gente de ciudad natal son la desilusión principal para él porque ellos no lo entienden. Más adelante en Marcos, son los Fariseos (miembros de una secta judía) quienes confabularán con Herodes para asesinar a Jesús (Marcos 3,6). Incluso si el autor de Marcos sabía sobre un nacimiento en Belén, él, como Pablo, pudo haber tenido razón de suprimir aquella información a fin de disociar a Jesús de categorías judías.
De acuerdo con esta dislocación del Judaísmo, el Jesús de Marcos directamente desafía la noción que el Mesías debería ser un descendiente de David: “mientras Jesús enseñaba en el Templo, él dijo, ‘Cómo pueden decir los escribas que el Mesías es el hijo de David? el …David mismo lo llama Señor; ¿cómo puede él ser su hijo [de David]?’” (Marcos 12,35-37). Si la ascendencia davídica misma no es importante en Marcos, el nacimiento en la ciudad natal de David es irrelevante.
Por otra parte, al menos en un pasaje en Marcos se indica que el autor, más bien que tratar de esconder las tradiciones que rodean el nacimiento de Jesús, realmente no sabía sobre ellas: una vez, cuando Jesús vuelve a casa y una muchedumbre se junta alrededor de él, su familia y amigos salen para agarrarlo, pensando que él estaba “fuera de sí” debido a su comportamiento (Marcos 3,21). Si el autor de Marcos (o sus lectores cristianos) habrían sabido acerca de las revelaciones divinas a María y a José, acerca de los pastores y los Magos, y acerca de la gran celebración en el momento del nacimiento de Jesús en Belén, ¿no habría mencionado esto?

MATEO
Aunque parezca que tanto Mateo como Lucas han usado Marcos, estos evangelios posteriores a menudo discrepan considerablemente con su fuente. Los autores de Mateo y Lucas estuvieron sobre todo preocupados por el reestablecimiento de Jesús dentro del Judaísmo en algún grado. Y el relato que habían oído acerca del nacimiento de Jesús en Belén les ayudó a hacerlo así.
Las intenciones de Mateo son claras desde sus líneas iniciales, que firmemente establecen las raíces judías de Jesús: “libro del origen de Jesús el Mesías, el hijo de David, el hijo de Abraham.” Mateo continúa colocando las generaciones en una lista de Abraham a Jesús -14 de Abraham a David, 14 de David al exilio y unas 14 últimas del exilio a Jesús. Sólo entonces Mateo describe el nacimiento: “ahora el nacimiento de Jesús el Mesías fue de esta manera. Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo” (Mateo 1,18). Un ángel anima a José a no abandonar a María:
Así lo tenía planeado, cuando el ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: "José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados." Todo esto sucedió para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta [citando Isaías 7,14 (d)]: Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: "Dios con nosotros". Despertado José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer. Y no la conocía hasta que ella dio a luz un hijo, y le puso por nombre Jesús.
(Mateo 1,20-25)
Sólo entonces se nos da el tiempo y la localización del nacimiento: “en el tiempo del rey Herodes, después de que Jesús nació en Belén de Judea, sabios del este llegaron a Jerusalén, preguntando, ‘¿Dónde está el niño que ha sido nacido el rey de los Judíos?’”
Asustado, Herodes llama a sus sacerdotes principales y escribas y les pregunta donde debía nacer el Mesías. Citando al profeta Miqueas (ver primer sidebar a este artículo), ellos contestan: “en Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: ‘y tú, Belén, tierra de Judá, no eres, no, la menor entre los principales clanes de Judá; porque de ti saldrá un caudillo que apacentará a mi pueblo Israel’” (Mateo 2,5-6).
En la narración de Mateo, los padres de Jesús al principio viven en Belén, sólo al sur de Jerusalén (Mateo 2,1. 11). Es sólo cuando un paranoide rey Herodes masacra a los recién nacidos en aquella región (Mateo 2,16) que la familia huye a Egipto. Aunque los nuevos padres deseen volver a casa a Belén en Judea después de la muerte de Herodes, ellos reciben la instrucción divina para instalarse en “una ciudad llamada Nazaret” (Mateo 2,23), que se introduce al final de la narrativa de nacimiento de Mateo. De cada uno de los movimientos de la familia, el autor repetidamente indica, “para que se cumpliese lo dicho por el profeta” (Mateo 1,22; 2,5; 15. 17. 23), citando a Isaías, Miqueas y quizás otros profetas. Claramente, Mateo quiere mostrar que Jesús se hallaba en continuidad con su pasado judío.
Las alusiones de Mateo a Miqueas y a otros profetas suscitan una pregunta crucial: ¿Es más probable que el autor incluyó un nacimiento en Belén para Jesús porque él sabía que esto de hecho había sucedido o porque él conocía los pasajes en la escritura y pensó lo importante de describir la carrera de Jesús en el lenguaje de los profetas? Este puede parecer cínico, pero es una cuestión inevitable para el historiador. Más adelante en Mateo, encontramos al autor que claramente ajusta la historia de la vida de Jesús haciéndola coincidir con el registro del Antiguo Testamento. Por ejemplo, en Marcos, cuando Jesús entra en Jerusalén, él monta un pollino (Marcos 11,2). El autor de Marcos hace un paralelo con el relato de Marcos casi al pie de la letra, excepto al decir que Jesús montaba tanto un burro como un pollino (Mateo 21,2. 7). El autor explica que esta acción cumple Zacarías 9,9, según el cual el rey de Israel debería venir montando en un burro y un pollino (Mateo 21:4-5). (e)
¿Ha manipulado de manera similar el autor de Mateo la narración del nacimiento?
La narrativa de la infancia de Mateo puede ser suspicazmente formulista, comenzando con la división ordenada de la genealogía de Jesús en tres grupos de 14 generaciones, que no concuerdan con los paralelos de Antiguo Testamento o incluso con el texto de Mateo mismo. (7) Tales modelos sugieren que el autor simplemente no está reportando eventos. (8)
Además, a pesar de los esfuerzos de Mateo por construir modelos literarios ordenados, el relato de Belén no está bien incorporado en el resto del texto. Inmediatamente después de la narrativa del nacimiento, Mateo parece volver a la versión de eventos de Marcos. En los capítulos 3 a 28 de Mateo, que parafrasean a Marcos extensivamente, Jesús hablan de Nazaret como su casa ancestral o lugar de nacimiento (Mateo 13,57) y se dice que Jesús es “de Nazaret” (Mateo 21,11, 26,71). José, una figura central en la narrativa del nacimiento, desaparece completamente (de acuerdo Marcos, que nunca menciona a José), y el relato del nacimiento no se recuerda en ninguna parte de los capítulos posteriores de Mateo. Curiosamente, Mateo incluso conserva el desafío de Jesús a la ascendencia desde David del Mesías (Mateo 22,41-45).
Finalmente, hay obvias dificultades históricas con la narrativa del nacimiento de Mateo, incluso la estrella misteriosa que de alguna manera identificó una casa particular en Belén (Mateo 2,9-11) y la matanza de niños ordenada por Herodes - un evento que no es registrado en ninguna otra fuente de I D.C. El contemporáneo de Mateo, Josefo, escribió varios volúmenes condenando a Herodes por sus violaciones de la costumbre judía. (9) Parece muy improbable que si una matanza de bebés hubiera ocurrido cerca de Jerusalén, Josefo no hubiese oído sobre ello y lo habría usado como un ejemplo de los delitos atroces de Herodes.
Las dudas más serias acerca de la historicidad del relato de Belén de Mateo, sin embargo, salen a luz cuando comparamos su texto con el de Lucas.

LUCAS
El relato de Belén de Lucas no es complementario al de Mateo, rellenando huecos, como a menudo se asume. Mejor dicho, es una narración diferente irreconciliable desde el principio hasta el final: en argumento, proveyendo personajes, detalle geográfico e histórico, y estilo. Ambas narraciones explican que Jesús nació de la Virgen María y José en Belén y creció en Nazaret, pero eso es todo que ellos comparten.
El Evangelio de Lucas abre con dos narrativas -la de Juan Bautista y la de Jesús- que afirman que los dos hombres eran parientes (Lucas 1,5-2,21, esp. 1,36-45). Primero leemos cómo los padres mayores de Juan, muy mayores, tendrán un hijo; luego leemos la anunciación a María. Después se nos cuenta las circunstancias del nacimiento y la infancia de Juan y luego las de Jesús.
La narración del nacimiento de Jesús de Lucas se abre con María y José quienes viven en Nazaret (no en Belén, como afirma Mateo). Cerca al final del embarazo de María, durante el gobierno del emperador Augusto y el gobernador sirio Quirino, la pareja debe viajar a Belén para un censo mundial (nunca mencionado en Mateo), que requiere que la gente vuelva a sus casas ancestrales (Lucas 2,1-5). José va a Belén porque él pertenece a la “casa y ascendencia” (oikos kai patria) del rey David, quien vivió un milenio antes. Jesús nace sólo después de que sus padres llegan a Belén. No hay ningún cuarto para ellos en la posada, así que él nace en el pesebre local (Lucas 2,7), donde él es adorado por los pastores locales. Una vez que se cumplen los 33 días de purificación de María (Lucas 2,22; cf. Levítico 12,4), ella presenta a Jesús en el Templo con un sacrificio apropiado; luego ella y José vuelven a casa a Nazaret (Lucas 2,39; en Mateo, ellos se instalan sólo en Nazaret después de viajar a Egipto).
El autor de Lucas, como el autor de Mateo, desea establecer a Jesús dentro del judaísmo (10) ¿Él menciona a Belén simplemente para reforzar su argumento? (11)
Así como la narración de Mateo presenta problemas históricos, Lucas también. El censo, mencionado sólo por Lucas, proporciona el contexto histórico para la narrativa de nacimiento de Lucas. Tenemos realmente la corroboración exterior de un censo de los Judíos bajo el gobernador sirio Quirino, cuando Judea fue directamente anexada a Roma como una provincia: Este censo desempeña un papel significativo en las historias de Josefo porque esto según se informa provocó una rebelión popular. (12)
El esfuerzo de Lucas para unir el nacimiento de Jesús en Belén con el censo está, sin embargo, plagado de inconsistencias e improbabilidades históricas (13) El censo descrito por Josefo ocurrió en 6 D.C., varios años después del nacimiento de Jesús (ver el segundo sidebar a este artículo). No fue un censo mundial, aunque por lo visto incluyera Siria junto con Judea. Y solicitar a la gente viajar lejos de donde ellos vivían frustraría el objetivo de un censo romano, que debía tasar la propiedad corriente para los impuestos. Además, sólo la cabeza de casa tendría que hacer un informe a un centro administrativo local. Finalmente, sería absurdo solicitar a todos los miles de descendientes de David, que había vivido mil años antes, volver a su lugar de nacimiento. David mismo se trasladó a Jerusalén después de conquistar la ciudad, y de modo que un descendiente de David también sería un descendiente de muchos otros - desde Jerusalén.
Éstos no son los únicos problemas con la narrativa de Lucas: Después de la narración inicial del nacimiento de Jesús en Lucas, el relato de Belén no desempeña ningún papel adicional (como en Mateo). Significativamente, el autor describe Nazaret como “el lugar donde Jesús se había criado” (Lucas 4,16) en vez de la ciudad natal de Jesús (cf. Marcos 6,1), pero Jesús sigue siendo identificado como “Jesús de Nazaret” o “el Nazareno” (Lucas 4,34, 18,37, 24,19; Hechos 2,22, 3,6, 4,10, 6,14 et al.). Además, cuando Jesús es procesado, Solamente Lucas insiste en que puesto que él era un galileo por origen, Jesús tuvo que ser procesado por Herodes Antipas, el tetrarca de Galilea quien estaba visitando Jerusalén por la Pascua de los judíos (Lucas 23,6-7). No hay ningún recuerdo de Belén como la casa ancestral de Jesús. (14)

JUAN
El Evangelio de Juan no ofrece ninguna narración del nacimiento de Jesús, pero el texto, sin embargo, revela muchas suposiciones cristianas tempranas en cuanto al lugar de nacimiento de Jesús.
Más expresivamente, en Juan 7,40-44 una muchedumbre discute si Jesús es un profeta o el Mesías; algunos del pueblo objetan, diciendo: ¿“Acaso va a venir de Galilea el Cristo? No dice la Escritura que el Cristo vendrá de la descendencia de David y de Belén - el pueblo de dónde era David?” Nadie dice, “Espere un minuto. ¡Jesús en efecto nació en Belén!” El autor de Juan parece no saber que Jesús nació en Belén.
Del mismo modo, cuando se dice al discípulo Natanael que Jesús es el que está descrito en la Ley y Profetas y viene “de Nazaret,” replica Natanael, “¿Puede algo bueno venir de Nazaret?” (Juan 1,45-46).
El contraste entre lo que Jesús aparece como ser (humano) y lo que realmente es (divino) es un tema encontrado en todas partes del Evangelio: del mismo modo, Jesús aparece muriendo miserablemente, como cualquier hombre, cuando es levantado en la cruz, mientras que en realidad la cruz marca su exaltación y la finalización de su misión (Juan 12,32, 19,30). Esto corresponde con el enfoque entero de Juan, por lo tanto, de usar el nacimiento humilde de Jesús en Nazaret como un contrapunto a su origen celestial.

CONCLUSIONES
Permítasenos volver a nuestra pregunta “simple”: ¿Dónde nació Jesús? ¿Alguna hipótesis acerca del lugar de nacimiento de Jesús explica las pruebas?
Si Jesús nació en Belén y este era extensamente conocido entre sus seguidores, entonces el lugar distinguido del nacimiento de Jesús debía haber sido considerado como irrelevante a cualquier discusión cristiana temprana que ha dejado rastros en las cartas de Pablo. Esto sería sorprendente, aunque no completamente improbable.
Del mismo modo, el autor de Marcos podría haber suprimido esta información, al mismo tiempo implicar que Jesús era de Nazaret, movido por un deseo de separar a Jesús de las tradiciones judías.
El autor de Juan, también, pudo haber ocultado la tradición de Belén; esto, sin embargo, es más difícil de explicar, porque si era ampliamente conocido que Jesús era de Belén, ese conocimiento habría socavado el uso de ironía del autor basado en los orígenes ignominiosos de Jesús como un galileo y, más expresamente, un nazareno.
Incluso más difícil de explicar son los desacuerdos extensos y las numerosas improbabilidades históricas en los dos únicos textos que postulan un nacimiento de Belén: Mateo y Lucas. Ninguna narrativa indica que su autor sabía las circunstancias del nacimiento de Jesús.
Finalmente, si el nacimiento de Jesús en la davídica Belén era ampliamente conocido entre los cristianos tempranos, ¿por qué no tenía este conocimiento un mayor efecto en el pensar de las cuatro primeras generaciones de cristianos, que fueron más ejercidos para demostrar el mesianismo de Jesús ante los judíos dudosos?
Si la hipótesis de Belén no explica las pruebas muy bien, otro sitio, como Nazareth, ¿las explicaría mejor? Quizás, pero nuestra revisión de pruebas sugiere que los cristianos tempranos simplemente no sabían mucho acerca del nacimiento de Jesús. Esto es lo único que debe esperarse, ya que el significado principal de Jesús para muchos de sus seguidores más tempranos tuvo que ver con su enseñanza, muerte, resurrección y retorno esperado. Cuando Jesús comenzó su ministerio como adulto, él era conocido por sus seguidores como “Jesús de Nazaret”-a título que persiste en todos los textos de la segunda generación. Los cristianos, durante toda la primera generación, razonablemente asumieron, como lo hicieron los autores posteriores de Marcos y Juan, que Jesús nació y se crió en Nazaret. Fue mucho tiempo después cuando algunos cristianos primero llegaron a interesarse en la pregunta, y este concuerda con una tendencia demostrable en la historia cristiana posterior para mejorar la información acerca del nacimiento de Jesús y sus primeros años. Incluso en el tiempo de Mateo y Lucas, la información confiable acerca del nacimiento de Jesús ya no estaba disponible. Estos autores tomaron la proposición básica (probablemente de una fuente más temprana, ahora perdida) que Jesús, el hijo de David, había nacido en Belén antes de que José y María llegaran a tener relaciones. Esta proposición podría haber provenido fácilmente de la reflexión sobre Miqueas 5,2 y haberse desarrollado desde allí. Esto explicaría por qué sus relatos encajan sus respectivas propensiones literarias tan bien. Fue sólo a mediados del siglo segundo, después de que sus narraciones estaban en amplia circulación, que el nacimiento de Jesús en Belén, la ciudad de David, capturaría la imaginación cristiana. Sólo entonces el nacimiento en Belén llegó a ser un argumento significativo para la mesianidad de Jesús y la doctrina de la encarnación que se desarrolla - la de Dios que se hace hombre.
¿Dónde nació Jesús? ¿Fue en Belén o Nazaret o incluso Seforis, Tiberias o Jerusalén? No podemos saber con seguridad porque los mismos primeros cristianos por lo visto no lo sabían.

SIDEBAR

Belén en la Biblia
Si los evangelistas usaron referencias del Antiguo Testamento a Belén para reforzar la identificación de Jesús como el Mesías, ellos seguramente tenían muchos pasajes para elegir Belén (el nombre significa “casa del pan”) aparece casi 50 veces en más de diez libros de la Biblia hebrea.
La ciudad, a sólo 5 millas al sur de Jerusalén, es mencionada por primera vez junto con la muerte de la matriarca Raquel. “Murió Raquel y fue sepultada en el camino a Efratá, o sea Belén” (Génesis 35,19; 48,7). (a)
Más importante para nuestro relato, Belén es también donde Rut y Booz se encuentran, se casan y tienen a su hijo Obed, el padre de Jesé, el padre del rey David. Dios envía al profeta Samuel a Belén para encontrar al nuevo rey, diciendo, “voy a enviarte a Jesé, de Belén, porque he visto entre sus hijos un rey para mí” (1 Samuel 16,1). Belén quedó como una ciudad de significado a lo largo de los relatos de la vida y reinado de David; luchando contra los filisteos, quienes tenían una guarnición en Belén, David solicita agua del pozo de Belén (2 Samuel 23,15).
Y hay más. El libro de Miqueas, escrito alrededor del tiempo del sitio asirio a Samaria a finales del siglo octavo siglo A.C., piensa con mucha ilusión en un nuevo día cuando Israel será conducido por un gobernante de Belén (quizás un gobernante “desde la línea de David”):
En cuanto a ti, Belén Efratá, la menor entre los clanes de Judá, de ti sacaré al que ha de ser el gobernador de Israel; sus orígenes son antiguos, desde tiempos remotos. Por eso él los abandonará hasta el momento en que la parturienta dé a luz y el resto de sus hermanos vuelva con los hijos de Israel. Pastoreará firme con la fuerza de Yahvé, con la majestad del nombre de Yahvé su Dios. Vivirán bien, porque entonces él crecerá hasta los confines de la tierra. Él será la paz.. (Miq 5,1-4)
Es esta profecía de Miqueas que será citada por Mateo como prueba de la mesianidad de Jesús.
Las siguientes (y últimas) referencias a Belén en la Biblia hebrea anotan cómo muchos de los residentes de la ciudad retornaron del exilio babilónico: 123, según Esdras 2,21 (ver también Nehemías 7,26).
Después de las narrativas de nacimiento en los evangelios, Belén nunca es mencionado otra vez en el Nuevo Testamento. A partir de entonces Jesús es conocido como Jesús de Nazaret, y es esta ciudad, a 15 millas al oeste del Mar de Galilea, que llega a ser un patrón del Nuevo Testamento. A diferencia de Belén, Nazaret no es mencionado ni una vez en el Antiguo Testamento; el pueblo no fue ocupado hasta el siglo primero o segundo A.C.
¿Cuándo nació Jesús?No sólo hay un problema en determinar dónde Jesús nació -precisar cuándo él nació constituye un desafío, también. A pesar de todas las festividades que celebran el año nuevo del 2000 como el año 2000 desde el nacimiento de Jesús, la mayor parte de estudiosos están seguros de que él no nació en aquel período nebuloso entre 1 A.C. y 1 D.C. (recuerda, no hay año 0). ¡De hecho, probablemente él nació varios años antes de entonces- una aparente paradoja si alguna vez hubo una! Pero recuerda que "antes de Cristo" fue un término establecido varios siglos después de Jesús.
El actual sistema de datación, que coloca el 1 de enero de 1 D.C., una semana después del nacimiento de Jesús, fue establecido aproximadamente en 525 D.C. por Dionisio Exiguo (Dionisio el pequeño), un monje escita, quien esperó enmendar una división en la iglesia sobre las fechas de Pascua preparando un nuevo calendario. En vez de usar el sistema diocleciano entonces estándar (contando los años desde el reinado de este emperador de finales del siglo tercero, quien había perseguido a los cristianos), Dionisio decidió contar desde el nacimiento de Jesús. Para hacer esto, usó un sistema calendario más anterior, que databa de hace muchos siglos antes del tiempo de Jesús -un sistema romano basado en la fundación de Roma. Él fijó la fecha de nacimiento de Jesús en el 25 de diciembre, 753 A.U.C. (Ab Urbe Condita, de la fundación de la ciudad de Roma). No se sabe cómo Dionisio eligió aquella fecha. Una teoría afirma que él la basó en el libro de Lucas, que declara que “Jesús tenía aproximadamente treinta años cuando él comenzó su ministerio” (Lucas 3,23) y que esto ocurrió “en el año decimoquinto del reinado del Emperador Tiberio” (Lucas 3,1). El reinado de Tiberio comenzó alrededor de 767 A.U.C., o 14 D.C., de modo que 754 A.U.C. llegó a ser 1 D.C. El sistema de conteo de años de Dionisio gradualmente se hizo popular: Carlomagno lo hizo casi universal en el siglo noveno, y el calendario que usamos hoy mantiene los cálculos de Dionisio, con unos pocos ajustes hechos por el Papa Gregorio en 1582. (Por qué el 25 de diciembre fue aceptado como la fecha del nacimiento de Jesús es aún más oscuro; puede estar relacionado con el festival romano de las saturnales, que eran celebradas en aquella fecha. También puede estar relacionado con la tradición judía de la realización de circuncisiones una semana después de un nacimiento - en el caso de Jesús, el 1 de enero).
Pero Dionisio había calculado mal. Como nos dice el evangelio de Mateo, Jesús nació durante el reinado de Herodes el Grande. Herodes murió en 4 A.C., como se sabe desde fuentes externas, como Josefo, y desde las fechas de los líderes romanos contemporáneos. Este significa que Jesús debe haber nacido antes de 4 A.C. ¡Varios cálculos, basados en astronomía, historia y Biblia, han elevado las fechas entre 7 y 4 A.C. - lo que significa que ya estamos algunos años en el segundo milenio! [N. del T.: al parecer, este artículo se escribió años antes del 2000] Pero esto no cambiará los planes de alguien, o sus calendarios. Es el año 2000, y 2000 quedará.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario