martes, 26 de mayo de 2009

Las 10 eco-catástrofes más aterradoras de la primitiva ciencia ficción

Traducido de

10 Scariest Eco-Catastrophes from Early Science Fiction.
Cuando en la televisión se transmitió la película ‘El planeta de los simios’ (1968), la gente solía elogiar la imaginación del novelista. ¿Cuánto más elogiarían a estos sorprendentes novelistas siguientes? Por otro lado, los novelistas también realizan un análisis político de su contexto. ¡Cuánta semejanza con los que estamos viviendo hoy en el Perú! Espero que te sea agradable la lectura y disculpes los errores de traducción. ¡A leer!

Stewart-earthabides Estos días, las películas de suspenso de ciencia ficción en las que los catástrofes terminan la vida humana tal como la conocemos son el programa dominante. Pero mucho antes que M. Night Shyamalan y J.G. Ballard coquetearan con el desastre, los autores anteriores a la edad de oro de la ciencia ficción (SF’s Pre-Golden Age) (1904-33) especularon descabellada, y a veces proféticamente, sobre las causas posibles de terribles transformaciones biosféricas.
Durante la Edad de Oro de la ciencia ficción (aproximadamente, 1935-65), tanteos de novelas e historias bosquejaron enormes catástrofes naturales. Si 9/11 fuera la versión en la vida real de una catástrofe de Nueva York que habíamos visto en la ciencia ficción muchas veces antes, la exposición de diapositivas del derretimiento de glaciares de Al Gore en Una verdad incómoda era, asombrosamente,  sólo la última de muchos cataclismos de calentamiento global sobre los cuales los admiradores de ciencia ficción habían leído en novelas acerca de, por ejemplo, extraterrestres que moran en el mar (las Estelas de Kraken de John Wyndham), pruebas nucleares (la Marea se salió de Charles Eric Maine ), incluso el fin de la rotación de la Tierra (Invernadero de Brian Aldiss).
La tetralogía del desastre de los años 1960 de J. G. Ballard, y los clásicos de la edad de oro como la Tierra permanece de George R. Stewart ayudó a legitimar y a popularizar la novela de eco-desastre. Pero la redacción del desastre natural, como Blanchot podría decirlo, es un fenómeno de la edad anterior a la de oro. El romance de 1885 Después de Londres de Richard Jefferie vivamente representó una Inglaterra que había vuelto a la civilización neo-medieval después que un Planeta X-como "cuerpo oscuro" interrumpiera el clima de la Tierra; y la popular obra de Camille Flammarion, Omega: los últimos días del Mundo (1893-94 francés, 1897 inglés) imaginó la disipación de la atmósfera de la Tierra después de un golpe de cometa. El proyecto del Canal de Panamá también provocó miedos: En 1890, la Decadencia y la Caída del Imperio británico de H.C.M.W. estaba entre las primeras de muchas representaciones de los efectos desastrosos de combinar el Atlántico con el Pacífico mediante el Canal. De todos modos, no fue hasta principios del siglo XX que la eco-catástrofe surgió como un subgénero literario.
Aquí está un informe detallado — sin ningún orden particular — de 10 eco-catástrofes de la Edad predorada de la ciencia ficción (1904-33) que son en particular agradables y/o significativos. Aquellos ejemplos influyentes en los que me centré en mi entrada sobre apocalipsis anteriores a la edad de oro no están escritas aquí.

1) VIRUS QUE MATAN PLANTAS, en El Millón de Nordenholt de J.J. Connington (1923; reimpresión de 1948 mostrada aquí).
Connington-nordenholt Como bacterias desnitrificantes hostiles para plantar la propagación de flora alrededor del mundo, causan la plaga agrícola, el fabricante de coches británico Jack Flint es invitado a llegar a ser director de operaciones en una enorme colonia de supervivencia localizada en Clyde Valley, Inglaterra. A simple vista, El Millón de Nordenholt es un precursor directo de La Muerte de la Hierba (1956) de John Christopher, y muchas otras novelas de la edad de oro de ciencia ficción. [Las ficciones de apocalipsis anteriores a la edad de oro sobre el mismo tema incluyen: La Herrumbre verde, de Edgar Wallace (7-28 de agosto de 1919), y La Mancha que se extiende, de Charles J. Finger (1927)]. Pero Connington también está publicando una advertencia oportuna — él estaba escribiendo entre las dos guerras mundiales — sobre políticos derechistas y hombres de negocios rapaces impacientes por usar cualquier desastre como una disculpa para prescindir de la democracia, libertad, y justicia.
Flint descubre que su patrón, el plutócrata despiadado Stanley Nordenholt, ha chantajeado a los políticos del país a fin de establecer su fortaleza, de la cual él llega a ser el dictador. Lo que es más, los secuaces de Nordenholt deliberadamente arruinan los restos de la civilización británica, dirigiendo escenas de violencia masiva horrorosa y agonía; y los trabajadores de la colonia son tratados como siervos. (¿Esto suena mucho como la novela de 1957 de Ayn Rand, Atlas se encogió de hombros, solo que no tan favorablemente dispuesto a los industriales y capitalistas? para mí, demasiado). Al final, la plaga que mata las plantas llega al final de su ciclo. Pero las cosas nunca pueden regresar a la normalidad. Los siervos colectivizados de Nordenholt - Connington también estuvo preocupado acerca de la Revolución soviética - estallan. Rechazan trabajar, explotan las fábricas de las que su comunidad frágil depende, y se afilian a extraños cultos religiosos. Curiosidades: Connington era el seudónimo de Alfred Walter Stewart, el químico británico que acuñó el término isobara como complementario al isótopo.

2) METEORITO, en El Mundo Invernadero de Fred MacIsaac (publicado en serie, 21 de febrero-21 marzo, 1931; reimpresión de 1950 mostrada aquí).
Macisaac-hothouse George Putnam, un estudiante de ciencia quien ha estado en animación suspendida desde 1951, despierta un siglo más tarde en una utopía tecnológicamente avanzada. Él descubre que la ciudad abovedada en la cual él ahora vive fue construida y abastecida - por un grupo previsor de científicos y sus familias - poco antes de que un cometa golpeó la Tierra en el '87. La mayor parte de la atmósfera del planeta se disipó, y la vida humana y animal perecieron en la nueva Era glacial. Lamentablemente, la ciudad utópica resulta ser represiva (hola, La fuga de Logan, y otros innumerables). Cuando llega a ser evidente que hay áreas habitables fuera de la cúpula, la población se amotina y Putnam intenta escapar, junto con un científico disidente y -por supuesto- la hermosa hija del presidente.

3) SOL AGONIZANTE, en El Hombre Subterráneo de Gabriel De Tarde (w. 1884, p. 1896 en la Revue internationale de sociologie como Fragment d'histoire future, p. 1905 en inglés).
Hacia el año 2489, se hizo realidad la República de Platón, para bien o para mal: domina una cultura neo-helénica mundial de sofisticación y creatividad; se practica la reproducción selectiva; y los individuos débiles y estúpidos de cada raza son enviados a luchar en las guerras. Por consiguiente, la intuición y las habilidades de supervivencia se han degenerado en la población. De modo que cuando los astrónomos determinan que el sol se está apagando, los ciudadanos de esta utopía distópica rápidamente pierden la voluntad para seguir adelante.
Un descenso repentino en la temperatura aniquila poblaciones enteras; el mundo es cubierto por hielo y nieve. Los sobrevivientes de Europa huyen al Sahara y el Oriente Medio, donde el único plan que pueden idear sus mayores mentes es uno inadecuado: un enorme búnker de concreto, calentado por el horno, situado sobre un depósito de carbón rico. "De la hermosa raza humana, tan fuerte y noble, formada antes de tantos siglos de esfuerzo y genio por una selección tan ampliada e inteligente, allí pronto habría sido dejado solo... unos cientos de especímenes ojerosos y temblorosos, únicos custodios de las últimas ruinas de lo que había sido una vez la civilización." [Debería indicar que la mentalidad del búnker sobreviviente es presentada más favorablemente en otras ficciones anteriores a la edad de oro de la ciencia ficción, incluso "Un Mundo descontrolado" de Clare Winger Harris (julio de 1926), "Cuando cayó la Luna" de Morrison Colladay (1929), y Ultimo de John y Ruth Vassos (1930).] La especie humana se salva cuando un compañero llamado Miltiades, a quien el narrador describe como "uno de aquellos que piadosamente guarda, profundamente en su corazón, las semillas de disidencia" (es decir, hasta en un orden social utópico), impulsa a los demás a construir un túnel bajo la superficie del planeta, más cerca al centro caliente de la tierra.
Una vez que la vida ha sido establecida bajo tierra, evoluciona una nueva civilización. Mientras cada primavera unos individuos que desean el compromiso con la "naturaleza" viajando a la superficie del planeta, para nunca volver, el resto del pueblo prefieren contemplar representaciones artísticas y científicas del mundo natural. Se descubren grabaciones de la vida natural en la superficie del planeta, pero los hombres y mujeres subterráneos deciden que las versiones artificiales de estas vistas y sonidos son, de lejos, superiores. El Hombre Subterráneo de Tarde es, en otras palabras, un precuela de tipos al Mito de la caverna de Platón. Así que cuando un "loco" relata que él ha estado en la superficie del planeta, donde él ha visto un sol reanimado derretir el hielo, el lector no está sorprendido cuando muchos de los ciudadanos de esta civilización demasiado idealista (en el sentido platónico) rechazan investigar.
Curiosidades: Tarde era un sociólogo francés, criminólogo, y filósofo social que nos dio conceptos influyentes tales como la "mente de grupo" y psicología económica. Bruno Latour describe a Tarde como "una mente realmente audaz pero también, tengo que confesar, totalmente indisciplinada."

4) TECNOLOGÍA VERDE, en El Capítulo Siguiente: la guerra contra la Luna, de Andre Maurois (1927; en traducción inglesa, 1928).
Maurois-nextchapter Una meditación sobre la credulidad de las masas, y la influencia peligrosa de los periódicos. Ben Tabrit, un grande científico marroquí, inventa un revolucionario "acumulador de viento"; esto es en 1963, durante un período de paz mundial tramada por cinco barones de periódico benévolos conocidos como los Dictadores de la Opinión pública. Gracias a una combinación de aburrimiento mundial, la expectativa de desempleo en las industrias petroleras y hulleras (debido a la energía de viento), y peleas entre naciones sobre la propiedad de los sitios más airosos del mundo, parece inminente una nueva guerra mundial.
Dos de los Dictadores de la Opinión pública conspiran para evitar la guerra uniendo la raza humana contra un común enemigo exterior. (Hola, Ozymandias de Alan Moore) ¿El enemigo? Los habitantes imaginarios de la Luna, a los cuales las historias hoax de los periódicos pronto acusan de borrar pueblos remotos alrededor del mundo con potentes rayos mortales. Todo va bien, y se establece una Compañía de Viento Mundial. Pero entonces el científico Tabrit inventa un rayo mortal, y lo dispara a la Luna. Lamentablemente, resulta que la Luna en realidad está habitada, y los hombres lunares arruinan la ciudad de Darmstadt. La Tierra responde. El final de la novela sentencia: "el 7 de febrero, las ciudades de Elbeuf (Francia), Bristol, Rhode Island y Upsala (Suecia) fueron quemadas a cenizas por la Luna. La era de la Guerra Interplanetaria había comenzado". Curiosidades: Maurois era un distinguido literato francés. Otras eco-catástrofes que implican a alienígenas: Fuera de la Luna, de Homer Eon Flint (diciembre de 1923 - enero de 1924), en la que los lunarianos planean causar una llamarada solar que incinerará o con severidad dañará la Tierra; y El Rey de Conserve Island, de Flint (12 de octubre de 1918), en la que se evita una guerra entre la Tierra y su colonia de Júpiter por un dispositivo que hace que se reduzca la intensidad de la luz del sol.

5) ESQUEMA CAPITALISTA, en "Cuentos de dos mil" de Guillermo Wallace Cook (publicado en serie de diciembre de 1911 a mayo de 1912).
En 2050, el magnate financiero e industrial Vincent Blake y su novia, Arlie Fortescue, evitan un secuestro y tentativa de asesinato después de que otro como Blake siga con planes para estabilizar las condiciones climáticas "enderezando el eje del planeta". Aunque Cook, un novelista prolífico de novelas de diez centavos [N. del T.: Dime novel], tendiera a satirizar romances vernianos [N. del T.: referente a Julio Verne] siempre que vuelve a la ciencia ficción, en estas seis historias relacionadas él imagina entusiasmadamente un futuro mundo mejorado por la tecnología en las manos de capitalistas benévolos.
¿Pero está entusiasmado Cook? El carácter de Blake sería retratado hoy como un bandido, mientras que los secuestradores y asesinos a sueldo - quienes son agentes de los Estados Federados de Sudamérica, cuyos líderes están totalmente conscientes que los proyectos supuestamente benévolos de Blake beneficiarán sólo a sus promotores (los EE.UU, Gran Bretaña, Alemania, Austria, Escandinavia, Japón), y creará el caos en otra parte - serían retratados como héroes. Hasta entonces, los capitalistas ficticios con esquemas de cambio climático eran los sospechosos; por ejemplo, los sombríos protagonistas de la novela de ciencia ficción de 1904 de William Hawley, Los Promotores, quienes especulan en la tierra lo que llegará a ser valioso una vez que ellos han descongelado el Ártico, son villanos. Entonces son los ladrones irlandeses de Boston quienes intentan sacar ganancia de su conocimiento anticipado de una plaga que mata la clorofila a punto de ser visitada en la Tierra desde el espacio exterior, en La Nebulosa de la Muerte, de 1918, de George Allan England.

Así que no te dejes engañar por el final feliz añadido de Cook, en el que los marcianos -quienes cordialmente aprueban los proyectos de cambio climático de Blake - aparecen de la nada a fin de rescatar a Vincent y Arlie de una trampa. No se trata, en otras palabras, de una fábula de romance del capitalismo, o una clara Edisonada [N. del T.: la historia de un joven inventor que crea un instrumento o arma (o ambos) para salvar a su chica y su país y al mundo de alguna amenaza, terrestre o extraterrestre. Más información en Wikipedia] (digamos, como El gran Sindicato meteorológico, de 1906, de George Griffith, en la que un barón ladrón y un inventor británico combaten un siniestro sindicato y también a Kaiser Wilhelm en su carrera por controlar el clima del mundo). En cambio, "Cuentos de dos mil" es - o así me gustaría creer - una comedia de la clase más malévola. Curiosidad: Cook produjo 66 000 palabras por semana, gracias a un modo de escritura semialeatorio cuyos secretos él más tarde reveló en un manual de redacción de ficción gonzo agradablemente titulado Plotto.

6) El CANAL DE PANAMÁ, en La Evacuación de Inglaterra: el giro en la Corriente del Golfo, de Louis Pope Gratacap (1908).
Gratacap-evacuation A pesar de las advertencias de los geólogos de que el Canal de Panamá hará que se combinen los Océanos Atlántico y Pacífico, con resultados catastróficos, el Canal es terminado. (El entusiasta del canal, Teddy Roosevelt es uno de los personajes del libro) Como era de esperarse, países enteros deben ser evacuados debido a cambios climáticos: 'el poder protector de la Corriente del Golfo desapareció de Gran Bretaña, y la helada del mundo ártico, durante tanto tiempo rechazado, pero ahora ya no más reducido dentro del círculo Ártico, ampliado con la certeza instantánea, expandiendo la cubierta de su frío de matanza sobre las mismas latitudes en Europa que durante eras había dormido bajo larga temporada en América.' El protagonista más bien sensiblero de la novela, un hombre de negocios llamado Leacraft, es un testigo ocular.
La Evacuación de Inglaterra no es emocionante. Como E.F. Bleiler nota, "el romance insípido de Leacraft está sepultado entre largas digresiones didácticas." Pero su descripción de una nueva Edad de Hielo es sorprendentemente realista. Curiosidades: Gratacap era un naturalista asociado con el Museo estadounidense de Historia Natural, de Nueva York durante más de 40 años; cuando él murió en 1917, él era jefe de los departamentos de mineralogía y conchología del museo. Otras novelas de ciencia ficción: La Certeza de una vida futura en Marte (1903), El alcalde de Nueva York (1910), El Nuevo Northland (1915), y el cuento futuro sobrenatural El Final - Cómo se detuvo la Gran Guerra (1917). Él también escribió obras de teología (p.ej, la Analítica de una creencia en una vida futura) y política (p.ej, Por qué los demócratas deben irse). LÉELO.

7) LA INVASIÓN MARCIANA, en  "El Hombre que salvó la Tierra", de Austin Hall (publicado en serie el 13 de diciembre de 1919).
Los globos opalescentes de la fuerza aparecen en todo el mundo, removiendo grandes zonas de tierra y océano. Uno de esos globos, en el curso de succión de enormes cantidades de agua del océano, hace que se desvíe la Corriente del Golfo, entre otros cambios con efectos radicales. Charles Huyck, un científico inconformista, se da cuenta que los Marcianos - cuyo planeta está muriendo, como lo propuso Percival Lowell - están robando los recursos naturales de la Tierra. Ideando un arma solar de largo alcance, Huyck inutiliza el aparato que crea el globo de los Marcianos. Curiosidad: El Punto Ciego, una novela que Hall escribió con el gacetillero Homer Eon Flint, ha sido denominada (por Damon Knight) “la peor novela de ciencia ficción jamás publicada.”

8) EL CIENTÍFICO LOCO, en "Mil grados bajo cero" de Murray Leinster (publicado en serie el 15 de julio de 1919).
Agosto, de un año en el futuro próximo: una ola de frío extremo golpea Nueva York, bloqueando el puerto con hielo. Similares acontecimientos ocurren en Gibraltar, Yokohama y en otros lugares. Un científico infame llamado Wladislas Varrhus se atribuye el crédito del clima frío, y amenaza lo peor si él no es reconocido como el jefe del mundo. Varrhus es ignorado, hasta que las autoridades determinan que él, en efecto, ha dominado el hidrógeno líquido y la superconductividad. Se hacen esfuerzos para detenerlo, pero ellos fallan. Finalmente, el siniestro avión negro de Varrhus es derribado en un combate aéreo. Más eco-catástrofes de la literatura anterior a la edad de oro de la ciencia ficción causadas por científicos locos: "Restaurarando la Luna", de Burnie L. Bevill (septiembre de 1922), "la Tormenta que tuvo que ser detenida", de Leinster (1 de marzo de 1930), y "la Rebelión de las Plantas" de Edmond Hamilton  (abril de 1930; un precursor de El día de los Trífidos).
Curiosidades: Murray Leinster (Guillermo Fitzgerald Jenkins) era un escritor  prolífico sensacionalista, uno de los pocos escritores de ciencia ficción a partir de los años 1930 para sobrevivir en la era de estándares más altos de John W. Campbell; se le reconoce la invención de historias del universo paralelo (o mundos alternos), así como algunas de las primeras descripciones de computadoras e Internet. Él también era un inventor, mejor conocido por el proceso de proyección frontal usado en efectos especiales.

9) TRASTORNOS GEOLÓGICOS, en Diluvio: un romance, de S. Fowler Wright (1927).
Wright-deluge Una trastorno global convierte a los océanos en desiertos, y hunde masas continentales en todas partes excepto lo que queda de las regiones centrales inglesas, que se transforman en un archipiélago. (Hola, Waterworld.) Con una marcada carencia de idealismo, Wright - quien también tradujo el Infierno de Dante, y quien usa esta novela para criticar a la sociedad británica de los años 1920 - cuenta la historia de un nuevo Adán y Eva: Martin Webster, un abogado que intenta encontrar a su esposa; y Claire Arlington, una atleta ("como Valquiria") y una de las pocas mujeres que sobrevivieron al diluvio. Los dos almacenan alimentos, se defienden de perros salvajes, y combaten a mineros, obreros y vagabundos privado de sexo y enloquecidos por el diluvio. Si no fuera tan desagradable, tendrías que llamar a la novela de Wright un primer ejemplo de catástrofe agradable -porque el autor está obviamente encantado que la civilización moderna, con sus automóviles y burócratas,  haya desaparecido.

Curiosidad: una sobresaltada reseña de la revista Time de la época contiene la siguiente descripción divertida del Diluvio. "Sigue importando lo suficiente para una docena de horribles peniques, películas de suspense de tres peniques: una lucha con mazo y puñal en las espeluznantes sombras de un fuego gitano-El cuerpo de Claire que brilla blanco pero por las cuerdas oscuras que atan sus tobillos y muñecas; una lucha en la húmeda oscuridad  de un túnel de ferrocarril que un grupo de pretendientes de Claire bloquea al  final, mientras otros se mueven sigilosamente en la parte de enfrente: ¡matar al hombre, pero salvar a la joven!...' Una reliquia de escrúpulo civilizado detiene a Martin de matar a un gigantesco incinerador peludo, porque él se ha echado sobre las pistas y técnicamente está abajo. Pero Claire ve al gigante postrado levantar una roca, y, sin escrúpulos, lo pincha, corta, golpea, y mata, salvando la vida de Martin." (N. del T.: la reseña del Time, del 19 de marzo de 1928, aquí).

10) POLVO CÓSMICO, en "La Nube Cósmica" de Bruno Hans Bürgel (historia alemana publicada hacia 1921; publicada en serie, en traducción inglesa, otoño 1931).
Una nube de polvo cósmico impregna el sistema solar, hacia 2300, y la mayor parte de Europa y las antiguas zonas templadas del norte y del sur están cubiertas en hielo. Hacia el año 3000 la vida está casi extinguida, excepto en África, donde sobrevive una civilización de raza variada. Un científico, Johannes Baumgart, propone un viaje a la Luna, debido a su teoría según la cual vida inteligente con tecnología avanzada existe allí. En un final proto-ballardiano, el viaje es un fracaso. ¡La tierra está condenada! Curiosidades: Bürgel era un obrero industrial que estudió astronomía en su tiempo libre, y fue contratado finalmente como un observador en el primer observatorio público de Alemania. Su libro de 1908, Desde Mundos Distantes; una ciencia popular del Cielo, que sostenía que en el universo pueden existir millones de mundos habitados, fue un éxito popular.

Joshua Glenn es coeditor del sitio web Hilobrow.com. Su libro más reciente es El Glosario del ocioso. También ha escrito para io9 acerca de los robots más bacanes de la edad anterior a la edad de oro de la ciencia ficción, los super superhombres, mentalistas locos, mejores Apocalipsis, y las más asombrosas portadas.


TAMBIÉN DE INTERÉS
Aquí una lista más completa de eco-catástrofes anteriores a la edad de oro de la ciencia ficción. Por diversión, he incluido historias y novelas en las cuales merecen una mención el cambio climático y atmosférico, el control climático, y la tecnología de energía solar o "verde". ¿Confundido sobre mi SF excéntrico esquema de periodización de la ciencia ficción? Aquí una guía

SIGLO DIECINUEVE (1804-1903)

* Faddei Bulgarin, Fantasías plausibles de un viaje en el Siglo XXIX (1824)
* Edgar Allan Poe, "La Conversación de Eiros y Charmion" (diciembre de 1839)
* Alexander Pitts Bettersworth, The strange MS. Por __ Dr. en Medicina (1883)
* Richard Jefferies, Después de Londres, o Inglaterra Salvaje (1885)
* A. Bleunard, Babilonia electrificada, 1888 francés, 1890 inglés)
* H.C.M.W., La decadencia y caída del Imperio británico (1890)
* Chauncey Thomas, El Botón de Cristal: o, aventuras de Pablo. Pronóstico en el siglo XLIX (1891)
* Robert Barr, "el Destino de Londres" (noviembre de 1892)

* Byron A. Brooks, La Tierra visitada de nuevo (1893)
* John Jacob Astor, Un Viaje en otros Mundos (1894)
* Louis Boussenard, Diez mil años en un bloque de hielo (1889, francés)
* Camille Flammarion, Omega: Los últimos días del Mundo (1893-94 francés, 1897 inglés)
* Lysander Salmon Richards, Desintegración (1896)
* John Mills, "El Brickfield aéreo" (junio de 1897)
* H.G. Wells, "La Estrella" (1897)
* Otto Mundo, El continente recuperado: un relato de la invasión china (1898)
* Robert Barr, "Al borde del Fin del Mundo" (abril de 1900)
* M.P. Shiel, La Nube Purpúrea (1901)
* George C. Wallis, "Los últimos días de la Tierra" (1901)
* Fred M. White, "El Polvo de Muerte" (abril de 1903)
* Ira S. Bunker, Mil Años después (1903)

PRIMERA DÉCADA DEL SIGLO XX (1904-13)


* William Hawley Smith, Los Promotores: una Novela sin una Mujer (1904)
* George Griffith, El gran sindicato meteorológico (1906)
* Louis Pope Gratacap, La evacuación de Inglaterra (1908)
* H. Percy Blanchard, Después del Cataclismo (1909)
* William Hope Hodgson, La noche de la Tierra (1912)
* Garrett P. Serviss, El Segundo Diluvio (1912)
* Guillermo Wallace Cook, "Cuentos de dos mil" (diciembre de 1911-mayo de 1912)
* Arthur Conan Doyle, El Cinturón de veneno (1913)

LA SEGUNDA DÉCADA DEL SIGLO XX (1914-23)

* George Allen England, Oscuridad y Amanecer (1914)
* George Allen England, La Nebulosa de Muerte (febrero-mayo de 1918)
* Homer Eon Flint, El Rey de Conserve Island (12 de octubre de 1918)
* Edgar Wallace, La Herrumbre Verde (el 7-28 de agosto de 1919)
* Murray Leinster, "Mil Grados Bajo Cero" (el 15 de julio de 1919)
* Austin Hall, "El Hombre que salvó la Tierra" (el 13 de diciembre de 1919)
* Murray Leinster, El Planeta Loco (el 12 de junio de 1920)
* Burnie L. Bevill, "Restaurando la Luna" (septiembre de 1922)
* J.J. Connington, El Millón de Nordenholt (1923)
* Hugo Gernsback, Ralph 124C41+ (1923)
* Homer Eon Flint, Fuera de la Luna (diciembre de 1923 - enero de 1924)


LOS AÑOS VEINTE (1924-33)

* Clare Winger Harris, "Un Mundo descontrolado" (julio de 1926)
* S. Fowler Wright, Diluvio: un Romance (1927)
* Charles J. Finger, La Mancha que se extiende (1927)
* Otfrid Von Hanstein, Isla de Utopía (1927 alemán, 1931 inglés)
* Andre Maurois, El capítulo siguiente (1927 francés; 1928 inglés)
* Edmond Hamilton, "El invasor de tiempo" (1927 enero de octubre. 1928)
* Edmond Hamilton, "El Destino Polar" (noviembre de 1928)
* Ray Cummings, Un nuevo mundo (22 de septiembre-27 de octubre de 1928)
* Morrison Colladay, "Cuando cayó la Luna" (1929)
* Leslie F. Stone, "Cuando el Sol se extinguió" (1929)
* Ray Cummings, La chica de Nieve (noviembre de 1929)
* Olaf Stapledon, Últimos y primeros Hombres (1930)
* John y Ruth Vassos, Ultimo (1930)
* Murray Leinster, "La Tormenta que tuvo que ser detenida" (1 de marzo de 1930)
* Edmond Hamilton, "La Rebelión de las Plantas" (abril de 1930)
* Bruno Hans Bürgel, "La Nube Cósmica" (1921 alemán, 1931 inglés)
* Fred MacIsaac, El Mundo Invernadero (21 de febrero-28 de marzo de 1931)

No hay comentarios. :

Publicar un comentario