jueves, 21 de mayo de 2009

Muerte y datación de Tomás y los evangelios

El profesor Mark Goodacre nos presenta un argumento para una datación tardía de Tomás: en él y en Lucas aparece, a diferencia de Marcos y Mateo, refeencias a la muerte natural.
Traducido de
Death and the Dating of Thomas and the Gospels.
Aunque deberíamos tener cuidado de rastrear sobre líneas simples de la evolución inevitable en nuestros primeros documentos, hay ocasiones donde uno puede ver una reflejo de la datación general observando un cambio de perspectivas. Recientemente sugerí que tal ejemplo es la presencia creciente de la autorepresentación de autoría. Otro ejemplo ocurre sobre la cuestión de la muerte en los primeros evangelios. En Marcos y Mateo, donde la muerte es prevista, es muerte violenta en el presente. Y donde ellos hablan sobre el futuro, la muerte natural está apenas alguna vez a la vista. En cambio, la gente es arrebatada en el eschaton, o va a su juicio. Con el más reciente Lucas, sin embargo, comienza a aparecer la muerte natural, notablemente en dos ocasiones en el material de parábola de L, el rico necio (Lucas 12,13-21) y el epulón y Lázaro (Lucas 16.19-31), los cuales presentan a hombres ricos que mueren, y no al final de la vida. En el epulón y Lázaro, el resto del mundo sigue su camino ordinario mientras los protagonistas están en Hades y el seno de Abraham respectivamente.


Tomás, por lo general, está más adelante en la misma trayectoria. Aunque hay referencias a la muerte violenta (p.ej. Logion 98), las referencias a la muerte natural son ahora más comunes que las que estaban en los Sinópticos, como en estos dichos (traducción de Lambdin):

59: Jesús dijo, "presten atención del Viviente mientras estén vivos, no sea que  mueran y procuren verle y ya no sean capaces de hacerlo."


109: Jesús dijo, "el reino se parece a un hombre que tenía un tesoro escondido en su campo sin saberlo. Y después de que él murió, él lo dejó a su hijo. El hijo no sabía (sobre el tesoro). Él heredó el campo y lo vendió. Y el que que lo compró fue arando y encontró el tesoro. Él comenzó a prestar dinero a interés a quienquiera que desee."


El logion 59 ocurre en un grupo de material en el cual la vida y la muerte son un hilo clave, desde los  logia 58-61 y otra vez en 63. El logion 109 nos muestra que, como en Lucas, la muerte natural es ahora un rasgo del material de parábolas. En efecto, el paralelo de Tomas al rico necio (Lucas 12,15-21 // Tomás 63) termina con la narración de la muerte del hombre ("esa misma noche él murió") en vez de la muerte insinuada en dirección de Dios, como en Lucas.
Quizás el ejemplo más claro del mismo fenómeno ocurre en la versión de Tomás de un dicho de doble tradición Mt 24,40-1 //Lc 17,34s. La versión de Lucas del dicho mateano es la más cercana a Tomás pero tanto Mateo como Lucas hablan que la gente es "tomada" en vez de muerta:

Lucas 17:34: “Yo os lo digo: aquella noche estarán dos en un mismo lecho: al uno tomarán y al otro le dejarán; 35 habrá dos mujeres moliendo juntas: a una la tomarán y a la otra la dejarán.”
Tomás 61: Jesús dijo: Dos descansarán en una cama— el uno morirá, el otro vivirá.

Tomás, incluso más que Lucas, viene de una época donde las muertes naturales han encontrado su lugar en la representación de la enseñanza de Jesús. Es un pequeño signo entre varios otros que Tomás pertenece a un contexto histórico ligeramente posterior.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario