domingo, 31 de octubre de 2010

Los 12 apóstoles tuvieron que ser una invención muy tardía, seguramente






Escrito por Neil Godfrey.
Traducido de
The Twelve Apostles had to be a very late invention, surely.
El autor considera que la idea de “Doce” apóstoles es tardía y cita la clásica tesis de “protocatolicismo” en el Nuevo Testamento (en este caso, en Jn). DidacheCasi tan fundamental para la narrativa cristiana como la vida, muerte y resurrección de Jesucristo es sin duda el llamado, elección y envío de los doce discípulos a predicar el evangelio.
Pero de todos los evangelistas  a quienes se han atribuido nuestros evangelios canónicos, sólo uno entrega este mensaje de manera inequívoca. Sólo el autor (o redactor final-canónico) de Lucas-Hechos pronuncia sin ambigüedad que los doce discípulos llamados por Jesús estaban dotados de poder y enviados (con un solo nombre) como los doce apóstoles para ser testigos de Jesús en Jerusalén " hasta los confines de la tierra".
El Evangelio de Marcos concluye (en 16:08) con la pregunta sin responder sobre si los doce discípulos ha recibido el mensaje y se convirtieron del todo; el Evangelio de Mateo concluye (28:17) con la posibilidad de que algunos de los discípulos no creían que habían visto al Jesús resucitado, Las escenas posteriores a la crucifixión del Evangelio de Juan describen  una rivalidad entre Pedro y Juan en la carrera hacia la tumba y en cuanto a quién de ellos era el que tenía fe (20:3-8) , y luego una disminución de la autoridad de Tomás (20:24-29). (Por razones que aplazaré en otro post, Tomás parece ser criticado por el líder de una secta rival a los cristianos joáneos - Gregorio Riley ve la rivalidad sugerida sobre la naturaleza del cuerpo resucitado; April DeConick sostiene que la rivalidad es sobre la necesidad de una visión frente a la necesidad de la fe. De cualquier manera, el evangelio de Juan está escrito como una refutación de las doctrinas de otro apóstol – o incluso apóstoles)
Y finalmente tenemos Lucas-Hechos. . . . (Debo aclarar que me inclino hacia el final "canónico" de Lucas-Hechos que se concluyó después de la composición de nuestros evangelios canónicos de Marcos, Mateo y Juan – siguiendo a Matson, Shellard, Wills...). . . . y, a continuación vemos un esfuerzo más diligente no sólo para establecer la autoridad de los Doce Apóstoles, sino también para impulsar la idea de que Pablo, también, estaba en el grupo de los Doce, y tan bueno como un "décimo tercero", tal es la unidad proclamada en esta narrativa de Evangelios y Hechos.
Ahora la ambigüedad que surge entre las percepciones de los lectores modernos  obviamente, no puede ser utilizada para argumentar que la ambigüedad fue la intención de los autores originales. Tal vez, sólo tal vez, podemos argumentar que tanto Marcos y Mateo tenían la intención de que los lectores entendieran que todos los Doce eran debidamente convertidos y testigos fieles.
Pero es difícil ver el Evangelio de San Juan de esta manera. El argumento de que el autor del Evangelio de Juan conocía al Evangelio de Marcos es "abrumador" en mi opinión: ¿cómo explicar mejor esa ordenada simetría literaria de la triple negación de Pedro encajada entre la confesión de Cristo, y algunos otros pequeños detalles de resonancia?
Y sabemos de Nag Hammadi, y el testimonio de Ireneo, que había grupos cristianos que se adhirieron a un apóstol o discípulo de Jesús sobre los demás, y las diferencias se reflejan en las comprensiones variantes de las enseñanzas de Jesús. El Evangelio de Tomás es posiblemente el más conocido, junto con sus desviaciones de los Evangelios canónicos.
Ahora bien, este hecho plantea una pregunta en la mente de cualquier persona que ha asumido que el cristianismo se propagó inicialmente por los doce apóstoles que habían sido personalmente instruidos por Jesús durante un año o tres años y medio. ¿Cómo podrían estas divergencias surgir de este escenario?

Sigue pensando. . . .
Por último, ¿no tiene más sentido que los cristianismos que alegan derivaciones de este o aquel apóstol deben haber sido una etapa  "original"  del cristianismo, y que cualquier esfuerzo literario por propagar la idea de que todos estos apóstoles eran en realidad unos solo y lo mismo debe ser un desarrollo reaccionario catolizante?
Esta idea tiene más sentido para mí, al menos hasta que aprenda que podría estar pasando por alto algo obvio.
¿No vemos aún más razones para pensar de esta manera cuando reconocemos el significado de algunos de los nombres de los apóstoles? Pablo, al parecer, que significa "pequeño", con la idea de "pequeñez" que es un tropo gnóstico; Pedro, que significa "roca", que resultó ser el líder de suelo rocoso estéril en Marcos y la "Roca" de la iglesia en el Evangelio de Mateo, Tomás que significa "gemelo", y la idea de ser un gemelo o igual que Jesús es una doctrina reconocida entre los otros primeros cristianos. . .
Lucas-Hechos no es conocido - al menos Hechos es definitivamente desconocido - hasta mediados de la última parte del siglo II. Nos enteramos del primer conocimiento público de este libro con Ireneo.
Uno puede comprender a un autor tardío tratando de conciliar los muchos cristianismos por la propagación de la unidad de los "Doce" - junto con Pablo, y junto con las mujeres y una multitud de otros discípulos.
Es más difícil construir escenarios para una tradición que la fe empezó con las enseñanzas de los Doce, sin embargo, sólo este nombre o el nombre que se convirtió en el vehículo de "La Verdad", junto con los evangelios, aparentemente escritos para denunciar o corregir a este o aquel discípulo.
Sé que "los doce" son mencionados en el Evangelio de Juan, pero haz la búsqueda de palabras "doce" en el evangelio de Juan, y no la naturaleza superficial de la apariencia de "doce discípulos". Los "Doce" no son una parte integral del Evangelio en absoluto. Y esto abre otras preguntas sobre la integridad narrativa de los Doce en los otros evangelios, también. ¿Qué se supone que deba conseguirse con "los doce"?
Sospecho que el original del Evangelio de Juan no sabía de tal número de los discípulos (más probable es sólo 7) y que los "doce"  fue una inserción posterior para ayudar a conformar este evangelio rebelde en un buen pensamiento político correcto catolizante.




No hay comentarios. :

Publicar un comentario